miércoles, julio 21, 2010

Los Simpson de David Silverman (I)

Reprochado por la calidad menguante de la serie, Matt Groening discrepó y dijo que estaban haciendo cosas que nunca antes habían hecho y que la animación es más detallada que antes. En términos de color y detalle, el trabajo de Rough Draft no es nada malo, pero quizá se eche de menos la animación más libre y asilvestrada que había en las primeras temporadas, pero el trabajo de dirección del show es cada vez más sofisticado. Además de las continuas reescrituras de Stanley Kubrick y Alfred Hitchcock, creo que hay episodios dignos de estudio y no es casualidad que muchos de ellos estén dirigidos por David Silverman. A Silverman quizá se le recuerde más por participar en cintas animadas recientes, ya sean pequeñas intentonas sin interés (The Road to El Dorado) como triunfos memorables (fue codirector de la gema de Pixar Monstruos S.A.), pero como director suele dar algunas de las más ingeniosas soluciones visuales a la serie. Fue el director de la película de la família, un intento demasiado fallido a mi gusto, reescritura de episodios anteriores con traje de blockbuster, aunque diversión asegurada.

En su última etapa en la serie, Silverman no deja de sorprenderme como un tipo cargado de sabiduría visual y en perfecta sintonía con los guionistas (Jean, Swartzelder, et al). Además, ha dirigido algunos de los episodios fundacionales de la serie y es una parte vital de su imaginería más imprescindible. En todo caso, y al margen de su inexplicablemente rara labor en la película, Silverman rules y revisando el estupendo Treehouse Horror Special XVI
(o Especial de Halloween XVI, como prefieran) es absolutamente magnífico. Sus tres parodias van de lo contemporáneo (B.I. según el A.I. de Kubrick y Spielberg) a lo abstracto (I've grown a costum in your face, una fantasía en la que una bruja convierte a los habitantes de Springfield en sus disfraces de Halloween). El segundo es el mejor, a mi juicio, Survival of the Fattest, una parodia de The Most Dangerous Game, en la que Silverman muestra algunas de las repeticiones (y simetrías) más deliciosas de la serie.

El señor Burns, a la manera del malvado Zaroff, reúne a los hombres de Springfield para jugar a un perverso juego de caza con ellos. Entra en un comedor. Y ojito a la composición hecha desde el comedor.

El siguiente paso es hacia el señor Burns, siempre el zoom de énfasis, un recurso muy habitual en la serie.

El ángulo del comedor se explorará tres veces más.

En un recurso manierista, usará el ángulo, desde el otro extremo de la mesa, como punto de vista subjetivo ya que Burns acaba de disparar al tipo de la tienda de cómics.

Una incluso detrás de Burns, a la manera expresiva del cine clásico.

Por supuesto, mi gag favorito es el que pertoca a Lenny y Carl. Mientras que Barney recibe su nombre en un plano en solitario, Lenny y Carl ocupan un solo plano. Es la clase de broma visual que funciona y que no siempre es apreciada.

Como los ángeles que ve Lenny al final del episodio, puro cachondeo, a la manera de Giotto o del Paradiso Canto.


En términos de reescritura y variedad, Los Simpson dirigidos por David Silverman son un hallazgo.

2 comentarios:

Julio Fontán Jr. dijo...

¿'The Road to Eldorado' "intentona sin interés"? ¡Ah, no, por ahí no paso! ¡Eso sí que no!
'The Road to Eldorado' es UN PELICULÓN también digno de estudio. Vale que el camino ya estaba medio hecho a nivel narrativo, pero lo realza con ciertas virtudes, pero es que además visualmente es UNA PASADA... y en 2D.

(Y la banda sonora no tiene precio)

Jesus Andres dijo...

Sin ánimo de polemizar, sino de ampliar referencias...

Yo no pondría como ejemplo ni a Giotto ni al ilustrador Gustave Doré.

Buscaría algo contemporáneo a la razón de ser del Studiolo de Francisco I:
http://es.wikipedia.org/wiki/Studiolo_de_Francisco_I

Y esa búsqueda me llevaría a Santa María del Fiore
http://es.wikipedia.org/wiki/Santa_Mar%C3%ADa_del_Fiore

La cúpula vista desde el interior es de Vasari y Zuccaro.
http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Florence_Dome.JPG

Vasari comparte intervención en el Studiolo y en el Palazzo Vecchio.

La visita guiada al Palazzo Vecchio de Florencia incluye la entrada en el Studiolo. No se lo pierdan si tienen oportunidad.

Es muy probable que el creativo simponiano saltará del Studiolo a la cúpula, y del Dante de Michelino:
http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Firenze.Duomo.Dante.JPG ,

al Dante de Doré, generando un atractivo y tramposo fresco angelical con influencias anacrónicas.
En el tiempo al que pertenece Doré ya no se usan nimbos.

Seguro que si indaga en gabinetes de curiosidades encuentra referencias a los trofeos.

Un saludo, Alvy.