jueves, octubre 15, 2015


Comienza pues Engels introduciendo una historia: según Marx el capital que aparece en escena primero como dinero, se transforma en capital al cabo de determinados procesos. La defensa de las tesis marxistas se plantea entonces como el relato razonado racionalmente elaborado de estos procesos. Pero pese a que el lector le hubiese bastado con la descripción lisa y llana de los procesos, Engels se embarca en un proyecto mucho más complicado: concibe una narración que, en determinado punto de su desarrollo, se bifurca para constituir una doble trama la trama del proceso de transformación del dinero en capital y la trama de la investigación seguida por Marx para explicar dicha transformación. Tras la lectura se ve claro que la razón para esta curiosa exposición es paratextual: la historia de las indagaciones marxistas sirve para dar cohesión y verosimilitud a la historia de la transformación del dinero en capital. El armazón narrativo que sustenta el segundo relato que tiene a Marx de protagonista se utiliza para para sustanciar el argumento del relato original. La trama "descubierta" por Marx nos da la clave para interpretar un proceso histórico, la formación del capitalismo ccomo modo de producción hegemónico, pero en lugar de exponer la clave como tal tout court Engels nos cuenta una historia de detectives. Si conseguimos descubrir cuál es la razón profunda de esta curiosa elección, comprenderemos ciertas cualidades y ventajas de las tramas narrativas en la tarea de la constitución del sentido.

Enrique Lynch, La lección de Sherezade.