domingo, noviembre 20, 2005

LA VIDA SECRETA DE LAS PALABRAS.: Coixet, fina y segura

La vida secreta de las palabras.
(The secret life of words, 2005).
G y D.: Isabel Coixet.
I.: Tim Robbins, Sarah Polley, Javier Cámara, Steven Mackintosh, Sverre Ankel Ousal, Eddie Marsan, Christine Inge, Daniel Mays, Dean Lennoxx Kelly, Danny Cunningham, Leonor Watling, Julie Christie.
Duración.: 120 minutos. Color.

Image Hosted by ImageShack.us
Tras la muy bella Mi vida sin mí, la cineasta española Isabel Coixet insiste en volver a su cine, basado en las soledades que se topan en una vida cotidiana sin fisuras, y en la relectura de apariencia indie de estructuras muy clásicas. Esta sensación era un tanto ligera en su anterior film, pero aquí se hace ya obvia.

La historia que nos propone es clásica aunque no típica. Una enfermera al cuidado de un lisiado. La directora limita el espacio (la petrolífera) y el tiempo (unas semanas) para crear así una clásica historia de "breve encuentro" y amores fugaces entre confidencias. Es obvio que entre enfermo-enfermera surgirá una relación profunda, pero cabe señalar que el mayor acierto de éste film es no caer en las cursiladas varias a las que nos tiene acostumbrados lso films de Hollywood. No hay amores eternos. Ni personajes excesivamente bondadosos. El hecho de que repita Sarah Polley o me puede parecer más adecuado.

Sarah Polley encarna a un personaje lleno de carencias afectivas que no se desvelarán hasta el final. Y es que es la idónea para encarnar a un personaje que se aleja de cualquiera de los prototipos de enfermera vistos en el clásico esquema usado por su autora. Su personaje es una enfermera ejemplar, pero se niega a dar rienda suelta a sus emociones. Evita los tópicos. El otro pilar en el que se sostiene el film es el enfermo que encara su situación con inusitado humor (que conmueve inevitablemente al espectador) y que está encarnado por un excelente Tim Robbins.

Pero Coixet no descuida, ni mucho menos a los otros secundarios . Todos los que pueblan la petrolífera resultan impagables. Todos ellos son personajes muy parecidos y muy distendidos y distantes a la vez. ¿Acaso no comparten todos esa soledad que se acentua enmedio del mar? Incluso topamos con un oceanografo que mide las olas (28.000) como la esperanza. Y Javier Cámara hace una muy loable composición.

De hecho Coixet tiene un innegable don para crear atmósferas muy especiales y diálogos de una inusitada verosimilitud y credibilidad. Y eso se agradece. El desarrollo del film transcurre segun su esquema y ofrece momentos muy duros y otros muy bellos, y se presenta como un viaje introsectivo a su protagonista femenina.

Aparte de algunos tics indies bastante molestos (alguna referencia demasiado forzada) , hay una grandiosa y excelente banda sonora que hace un gran uso de las canciones, en especial de Hope there's someone de Anthony and The Johnsons y All the world is green de Tom Waits.

Image Hosted by ImageShack.us
Sin embargo le falta algo al film para convertirse en algo tan sorprendente como su film anterior. Aún asi el resultado es una bella y tierna historia de amor entre dos personajes paralizados por esa soledad que siempre surge de la tragedia. Lo cual, no es poco. Aunque no suficiente para llegar a cantar la obra maestra de la que todos hablan.

Puntuación.: 8,5.