viernes, enero 25, 2008

El destino del hombre ferroso


Acercarse a un número de Iron Man editado en el 1987 nos puede dar pistas de como era considerada la serie antaño: una serie realmente ¡para adultos! El correo de los lectrones incluye frases para el recuerdo (ferrosos saludos) y protestas de que las aventuras de Tony Stark se codeen con otras de niños. La hemeroteca es siempre el testigo más atroz.

El número en concreto tiene una portada demoledora: Tony Stark en la nieve y las letras en el edificio: POR LA MAÑANA TONY STARK ESTARÁ SOBRIO O MUERTO. Ya ven ustedes a que se reducía el tema adulto: a la alcholemia desgranada como melodrama. Pero lo mejor del arco que se inicio en el Iron Man#º170 (con Jim Rhodes asumiendo la identidad) es la patosidad del nuevo Iron Man para asumir su rol. Gracias al guión del siempre más melancólico Denny O'Neil y el dibujo de Luke McDonell (experto en detallar ojos distendidos y rostros encapsulados) vemos a un superhéroe que tropieza y fracasa, al tiempo que visita “entrajado” al hospital a su amigo Tony Stark. Escenas que suponen el verdadero paso más allá del melodrama: la combinación del auténtico fracaso del superhéroe frente al supervillano y el convencimiento de que al salvador le pueden alejar los problemas cotidianos de ganar su batalla bigger than life. Es decir: una implantación de la tragicomedia que supone la cotidianeidad (nunca el realismo, maldita palabra) para crear un clima de auténtico fracaso.

PD: Y eso, eso es lo que las películas de Spider-Man nunca han reproducido. Justo eso: la mezcla indiscriminada de dos batallas en el corpus de la historia.

4 comentarios:

Nada importa dijo...

Recuerdo perfectamente ese número.
De hecho, fue una etapa injustamente menospreciada por culpa de la anterior de Bob Layton y Romita.

Señor Toldo dijo...

Eso es: recogida de firmas para eliminar la palabra "realismo" de la crítica cultural, porque es necesario. Tal.

P.D.- Consiguió que empezara con los Ultimates. Y The Kingdom aún parpadeando en la retina... la verdad es que tiene una buena cantidad de aciertos desestabilizantes.

Mycroft dijo...

Stark es uno de mis heroes favoritos. Es su propio villano. Es dolorosamente humano. Tiene todo lo que se puede comprar pero es un desgraciado.
Aquello que no vemos en la viñeta se intuye aún más truculento que lo que vemos, se sugiere un mundo más complejo y más duro que el que es posible mostrar...
Es un héroe, pero en realidad simplemente tiene problemas mentales tan grandes que Iroman es el madero al que se agarra para que no se lo lleve la corriente...
Hay gran esperanza en Downey Jr., no tanta en el director.

Tropovski dijo...

Curioso, sin embargo, como la homosexualidad de Estrella del Norte, en el Alpha Flight de Byrne, fue escamoteada finalmente, al parecer a instancias de los editores. Como si se tratase de un "mal" aún peor que el alcoholismo de Stark.

Cosas del realismo yanki.