lunes, enero 28, 2008

Y ocho fueron ninguno

Diez Negritos estuvo llamada a ser el clásico definitivo de Agatha Christie con los que reescribir las reglas del whodunit a través de una historia llamada a ser canónica. Con el Cluedo la pirueta ya adquiría una interactividad sublime porque ahora era el jugador el que era partícipe del proceso de (re)creación del crimen y su resolución, aumentando la sensación de desconcierto que Christie sembrava en el lector al no presentar , ab initio, un detective, una figura luminosa de la que fiarse. En un acto absolutamente genial, la adaptación cinematográfica de Cluedo incluye en sus ediciones en dvd (y antes, vhs) sus finales alternativos.

Jeff Wadlow es consciente de dos cosas: en el cine contemporáneo hay dos películas que lo cambiaron todo, pero de distinto alcance. Respecto al género Scream supuso una reformulación que a excepción de su primera secuela no fue seguida y si imitada en el aspecto en el que la cinta de Craven se alzaba punto y aparte, y respecto al resto del cine, Matrix supuso la primera inmersión del espectador en lo que podría conocerse como cine del futuro. Wadlow, así, teje su particular relectura del esquema empleado por Christie y el juego de mesa criminal: una reflexión sobre los mitos y las leyendas que rodean nuestra adolescencia, sabiendo que el homo teenager suele vistar ropas absolutamente emocionales.

Con una primera hora bordando la excelencia y con una ironía abrumadora, retratando al adolescente medio como un ser tan cruel como en el fondo patéticamente tierno y tomando como hilo conductor a una variación bastante más premeditada de lo que parece del falso culpable hitchockiano (y también otra estrella de alma teen: the new boy) llamado Owen, pronto encuentra a la femme fatale, el nuevo mejor amigo que no lo es tanto y etcétera, Wadlow es capaz de mantener el pulso hasta el final en el que toma una decisión muchísimo más arriesgada de lo que (a)parece en pantalla: ir un paso más allá de la película del Cluedo y directamente insertar los tres finales alternativos, descritos como giros, en realidad posibilidades, que encajan a la perfección como el epílogo de la Christie terminaba siendo en el libro la reflexión misma sobre como se gestan los misterios. Una fascinante Lindy Booth robaescenas y la decisión de Wadlow de colocar según que final el último no deberían escandalizarnos, porque como ya insinuaba Christie la construcción del crimen perfecto quizá consista en ir descartando los giros más inesperados hacia el que era más sencillo de todos. En el fondo Cry_Wolf es un relato de James M Cain contado por las perversas manos de un hábil jugador de Cluedo: es decir, un metarrelato capaz de ensombrecer a Identidad con su ironía y honestidad, que es algo con lo que Wadlow sabe que no es prudente jugar.

4 comentarios:

Max Renn dijo...

Si bien el planteamiento me parece prometedor (un bulo fatal alentado desde las coordenadas adolescentes), yo creo que el guión hace aguas muy pronto resultando demasiado previsible, caprichoso y demencial. Y la sobadísima guinda del doble final... ufff...

Es posible que Wadlow pretenda hacer lo que usted comenta, Alvy, pero la ejecución de su empeño (el del director y el guionista) me parece de una torpeza tremenda, perdiendo fuelle a marchas forzadas hasta el "ridi". Y encima (me) aburre a base de bien.

Alvy Singer dijo...

Leí su crítica y le recuerdo que a mi me mantuvo divertido todo el rato, me pareció más cercana a Identidad, aunque esta es bastante peor pero naturalmente me parece superior a la sobrevaloradísima Saw (1), que a Gossip, pero entiendo tranquilamente porque la cinta del año 2000 gusta más, tiene un tono de retrato generacional muy interesante.

elpablo dijo...

jaja, "gossip" me hasía grasia!

Hombre Lobo dijo...

Creo recordar que cuando vi la versión cinematográfica de "Cluedo" (¿hablamos de la película con Tim Curry?) incluían los tres finales directamente en la película. Me ha dejado desconcertado, señor Singer.

En cuanto a Cry_Wolf, pienso que aborda un tema interesante y de mucha mejor manera que, por ejemplo, "Leyenda Urbana" (otra de esas películas de la era post-Scream). A pesar de que el final me parece bastante decepcionante, tiene lo suyo.

Es que como le decía a un amigo una vez, sale bastante bien parada considerando que en elenco aparece Bon Jovi.