martes, febrero 17, 2009

El G7 como borrachera portátil


Shoichi Nakagawa es ya el exministro de finanzas japonés. La borrachera global es una de las consecuencias más maravillosas de esta era del YouTube: desde la presentadora de La Sexta hasta Isidoro Armendáriz (ojo a como el político reta a hostias al conductor del programa de radiofónico), la ebriedad es el estado más imprevisible contra la rigidez del plató. En una rueda de prensa, la borrachera se convierte casi en un discurso sobre la falta de agilidad de las preguntas periodísticas o el tedio que estas suponen.

3 comentarios:

Ibrahím B. dijo...

Veo que tus intereses se amplían y mutan. Ya sabes mi teoría al respecto: eso es positivo en los tiempos que corren.

Un saludo,

sergisonic dijo...

Nunca la política me pareció más interesante, más desnuda, más transparente. Youtube es un arma que Alan Moore ha pirateado, vigilando al poder.

Saludos sónicos.

Calandrino dijo...

Y añade a Sarkozy y a Arrabal. Qué buenas serían las ruedas de prensa con una copita que suelta la lengua. Saca el guisqui, Cheli.