miércoles, febrero 04, 2009

Una verdad a 39 fuckings por segundo


Desternillante el asunto Bale: me entero en casa heladera de su pataleta en medio del set de Terminator 4. La red, implacable, le ha convertido ya en objeto de culto. El asunto es el siguiente: durante el rodaje de una toma, el director de fotografía camina. Bale se enfada porque eso le desconcentra y se dedica a amenazarle verbalmente durante cuatro minutos de antología cómica que dejan claro que Bale es un actor intenso y en su vida privada tiene una cierta propensión al griterío insensato.

Lo sorprendente del asunto es que en pleno siglo XXI y era de la información, todavía encuentre un imbécil defensores. Bale, exclente intérprete, se comporta en una situación que en cualquier sociedad civilizada sería despedido. Hollywood tiene otras normas, tiende a pensar el ciudadano con voz de serie negra. Resulta terrorífico (y tristemente divertido) ver la complicidad de los estudios ante esta humillación de un trabajador por un error que debería resolverse, en teoría, educadamente y cuyas actitudes siempre son sancionadas en cualquier empleo . Y más en tiempos wyomingescos. Veremos con qué encantador eufemismo brindan la película McG y la gente de Warner Bros. Resulta improcedente y denigrante que una sociedad democrática, en teoría Estados Unidos, permita, con pruebas sonoras, vejaciones a sus trabajadores.

5 comentarios:

drzito dijo...

Parece sacado de Tropic Thunder 2!

Noel dijo...

¿Se han dado cuenta de cómo va saltando de acento norteamericano a acento británico? Se nota en sus "fuckings" y sus "fockings".

¿Y qué me dicen de la intervención de McGee, con los huevos de corbata? ¿Y su manera de convertir la frase "You are a nice guy" en una amenaza psicópata?

Alvy Singer dijo...

El que más me ha defraudado es McG: tendrá las mejores fiestas de Hollywood, pero es incapaz de defender al tio que le fotografío We are the Marshalls. Está en plan "no, si yo acabo d'entrar aquí".

Andre dijo...

Pobre Christian, es un incomprendido, en realidad es un buen tipo.
Lo que no sé yo es por qué está haciendo una peli con el tal McG, que hizo Los Angeles de Charlie.
Leí el cuento de la piscina huérfana y me encantó. ¿Qué fue, antes o después, de El Nadador de Cheever? Todo un universo, esas piscinas americanas.
Muchas gracias Alvy, y que no haya que esperar que la palme otro escritor para que enlaces cuentos tan interesantes.
Un saludo

Antonio Díaz Oliva dijo...

Notable lo de Bale. Lo había leído en el diario pero lo de Youtube es (aún) mejor.


Saludos, Alvy.

PD: ¿ya leíste "La novela luminosa"?