miércoles, junio 16, 2010

Tati, Chomet


El trabajo animado de Sylvain Chomet puede considerarse un auténtico milagro: en tiempos de la exuberancia digital made in Pixar y el hiperrealismo de la Motion Capture, la animación artesanal y deliciosa del francés parece un oasis inverosímil. Su obra, además, contiene un humanismo capaz de ser demoledor y optimista al mismo tiempo, paradoja que quizá explique la admiración rendida que le profesan otros maestros como Hayao Miyazaki. Les Tripletes de Belleville (2003) es una película que debe verse al menos tres veces para comprenderse y en su nueva película, L'illusioniste (2010), el moestro Chomet ha partido de un guión inédito del maestro Jacques Tati, autor de dos o tres obras maestras, Viendo este tráiler ruso parece claro que la gema animada de este año tiene nombre y apellidos: ¡qué pena que la animación europea despierte tanta pereza en sus espectadores!

1 comentario:

J. C. Gea dijo...

Excelente Chomet, maravillosas "Triplettes"; me administro fragmentos cada poco. Nunca olvidaré la matinal en que la vi junto a mi hija (debía de tener cuatro años, era su segunda película en un cine y evidentemente no sabía muy bien adónde la estaba llevando), completamente solos en la sala. Uno de los momentos de verdad grandes que he vivido en un cine en los últimos diez años.