viernes, septiembre 15, 2006

11-09-01: EN EL CINE (III)

Image Hosted by ImageShack.us
Uno de los mayores problemas que, a priori, parece tener una adaptación literal y parece que convencional como es World Trade Center de un director tan competente como Oliver Stone es que da la sensación que el cine ya se ha encargado de rodar esa historia de terror que se vivió aquél día de múltiples formas y bajo el aventajado manto de la sutilidad. El siempre avispado Steven Spielberg compuso dos lecturas de las consecuencias de un mismo hecho en el 2005 de una forma brillante. Si Munich resultó ser un maravilloso thriller político que explora el origen de los problemas del presente desde el pasado, lo que hizo la Guerra de los Mundos no fue regresar a los terrenos de la ciencia ficción como muchos creyeron ingenuamente, de hecho es poco menos que un pretexto para narrar algo que abandonó a E.T. en una galaxia muy muy muy lejana.
Lo que le importa a Spielberg es lo que sucedió, lo rueda con la misma virulencia (la del aproximación emocional del espectador) que rodó Salvar al soldado Ryan, y regresa (de hecho siempre lo hace) a sus temas de siempre (la familia rota) pero lo que importa es como esta película sabe captar el estado de indefensión de la ciudad de Nueva York y de la gente del WTC en un mismo día. Y Spielberg es el mejor aprendiz vivo de Alfred Hitchock (Brian de Palma, aparte) decide crear pues un espectacular y frenético relato donde no se le escapa la posterior decisión de ir a luchar a una guerra. Pero el enemigo es fuerte, es peligroso y sobretodo no se sabe de dónde procede (¿Son terroristas? ¿Son europeos?) . Por toda la maravillosa parte inicial la película merece un sonoro aplauso.
Quizá merezca una buena colleja Spielberg por ese empeño en terminar bien las películas de lo más idiota (pero al que estamos acostumbrados, off course): pero es de justicia remarcar que lo que le precede es un negro y apocalíptico relato acerca del día en el que cambió todo. Pese a quien le pese Spielberg es un maestro y pocos pueden negar el virtuosismo de secuencias como la del barco o la brillante resolución (vía sus clásicas elipsis del maestro del susepense) del momento de supervivencia en el sótano.

6 comentarios:

Mauricio Salvador dijo...

Hola Alvin. Mira que acabo de ver The Falling Man, un documental basado en un artículo de Tom JUnod en Esquire.
El artículo lo puedes leer aquí
http://www.esquire.com/features/articles/2003/030903_mfe_falling_1.html
El documental yo me lo bajé por torrent y es recomendable por el rescate, por decirlo así, de los mejor conocidos como "jumpers", aquella gente que presa de la desesperación decidió saltar al vacío, diez segundos en caída libre.
Y ahora, me acabo de bajar 9/11 Report Comic, la novela gráfica basada en el reporte sobre el 11 de septiembre. Espero ver pronto la de Stone.

Un saludo.

Miguel Sanfeliu dijo...

Alvy, buenas apreciaciones. Esta película de Spielberg me pareció muy interesante, pese a que muchos disfrutaron fusilándola. La película no da tregua al espectador. Nos mete en el centro del caos y nos hace correr junto al protagonista, participar del desconcierto de no saber exactamente qué está pasando. Por supuesto, tiene alguna escena prescindible, como la entrada de ese tentáculo que termina en una especie de ojo en el sótano o el final feliz claramente forzado.

Por cierto, en el blog
http://ojo-ojo.blogspot.com/
aparece el enlace del traductor de inglés, con imagen y todo.

Saludos.

JohnTrent dijo...

Una gran pelicula que no ha sido valorada como deberia por muchos. En vez de una pelicula de aventuras y accion, Spielberg creo un ejercicio de terror puro y duro, destruccion, oscuridad...una pesadilla. Esto choco, supongo, a mucha gente que pensaba ver otra cosa mas...palomitera. Spielberg es un genio y esta es otra confirmacion mas.

Francisco Ortiz dijo...

Sí, pero con la pega del final, y muy destacable el gran acierto del personaje de Tim Robbins.

jaime lorite dijo...

Interesante reflexión, la verdad es que yo nunca había pensado en los paralelismos entre "La Guerra de los Mundos" y los atentados del 11-S. Centrándome en la peli de Spielberg, la verdad es que me gustó mucho, es bastante entretenida, y tiene sentido del ritmo. No es el Spielberg de "E.T.", ni de "Tiburón", ni de "La lista de Schindler", ni siquiera el de "Salvar al soldado Ryan", pero si este buen hombre sigue siendo considerado uno de los magos del cine actual por algo será.
Excelente post.

Fer dijo...

Coincido contigo en la opinión sobre La guerra de los mundos.
Es cierto, como señala Miguel Sanfeliú, que a muchos les resultaba más fácil criticarla sin más en vez de ahondar en un argumento más profundo de lo aparentemente imaginable para una película llamada a ser un rompetaquillas estival.
Spielberg logra ir más allá y, gracias a personajes como el de Tim Robbins (que se come la pantalla en cada segundo, qué bestia de actor), radiografía una sociedad paranoica tras el 11-S.
Esta película, desde luego, no hubiera sido la misma si se hubiese rodado diez años atrás. Uno de los méritos de Spielberg, en este caso (y como en Munich, otro gran film), es contextualizar un relato de modo tal que no podamos entenderlo, a partir de ahora, sin la locura colectiva derivada del atentado de las Torres Gemelas.