sábado, septiembre 09, 2006

PASTORALIA

Image Hosted by ImageShack.us

¿Quién es….

Admirado por Pynchon (llevarle la contraria supondría una distopía intelectual) y comparado con Groucho Marx o Dos Passos (desacertadamente)

Admirador de Mark Twain (se nota, se agradece, lo engrandece) y comparado con Palahniuk (se acercan pero no se rozan, cada uno es grotesco a su manera)

Ignorado pero publicado en la imprescindible McSweeney’s (mal que le pese a mi admirado también Benjamín Kunkel)

Ex ingeniero industrial de gran melancolía narrativa que sitúa a los parques temáticos como su limbo en el que convivimos todos nosotros

El que sería en otro mundo el mejor promotor de Disneylandia?

Si, la respuesta es George Saunders y me gustaría que estuviera a la altura del absurdo poético que tiene ese concurso que sirve de reunión indispensable para una peculiar familia que como en las mejores es sumamente disfuncional.

Para más preguntas lean Pastoralia. Léanla. El mejor cuento para mí no es el que le da título aunque si es toda una visita al microcosmos saundersiano. A mi el que me ha parecido absolutamente majestuoso es Robles de Mar. Pero es que Saunders es inteligente y es un narrador lleno de una sutilidad maravillosa y en el fondo da igual el que prefiera porqué este libro merece toda nuestra admiración a pesar de que está muy lejos de la perfección de otros. Lo mismo somos tristes cavernícolas… o zombies con conciencia moral.

"Os voy a decir algo sorprendente: yo fui una vez igualito que vosotros. Cierta persona, cierto individuo cuyo nombre no diré, no paraba de cagarse en mi avena y solo porqué había tenido mala suerte, solo porque sufria algunos dolores, solo porque estaba en una silla de ruedas, en realidad, esa persona de la que os hablo esperaba que yo dejara de lado mientras él, mi hermano Gene, vaya, se me ha escapado, se cagaba en mi avena exigiendo atención continuada las veinticuatro horas del día, pero ¿no os suena paradójico? ¿No era él el que tenía mierda en su avena?"

Plus: El libro leído por Palimp.