miércoles, julio 08, 2009

Suplantaciones (II)




Es casi una broma, una lección bella: que los mansos y románticos fans de la sensibilidad posindie de Twilight se encuentren, por cosas del marketing, con el feminismo salvaje y libérrimo de la señorita Bigelow. El cartel original de Near Dark.

2 comentarios:

lobohombreriera dijo...

Joder, que grande. Lo que me gusta más es la manera tan curiosa como "invierten" la naturaleza romántica de ambas películas haciendo creer (a alguien) que en Near Dark es un vampiro el que seduce a una chica humana cuando en realidad es al revés. Vamos, una obra maestra de la manipulación.

(!) hombre perplejo dijo...

También a mí me gusta buscar y encontrar estas sospechosas coincidencias gráficas. En este caso que apuntas, con el plus conceptual.

Perplejos (y veraniegos) Saludos !)