martes, marzo 17, 2009

Esas entrañables peleas de Salón

"Espero que sí. No lo sé, porque quién puede saber en este mal momento qué sobrevivirá o no. Un mundo donde J. K. Rowling es considerada una gran escritora no es un mundo en que podría prever un gran futuro para la literatura. Pero déjame llegar a mi punto crucial. Es lo que he enseñado y es sobre lo cual insisto siempre. Sólo importan tres cualidades en una obra literaria: poder cognitivo (que incluye la originalidad, por supuesto); belleza (esplendor estético); y sabiduría. Esas son las tres cualidades. Solamente estas tres cualidades sirven para juzgar la literatura. Homero sobrevive por eso. Cervantes es supremo por eso. Shakespeare es supremo por eso. Goethe es supremo por eso. Whitman es supremo por eso. Whitman tiene sabiduría, Whitman tiene originalidad cognitiva y un esplendor estético extraordinario. Y por lo tanto sobrevivió."

Maravilloso Harold Bloom, incluso divertido cuando se enfada. Claro que resulta encantadora la valentía de Savater. No la de defender un libro que es absolutamente magistral en basar su recepción en la escalada fan (no hay más interés en ellos, se abandonan tan pronto se marchita la adolescencia más tierna) sino en decir que la tarea del arte es "suscitar agrado". Se olvida Savater que la exigencia es un grado. Igual él lo soñaba gusto.

2 comentarios:

Koniec Pantau dijo...

Nadie que haya seguido leyendo "X Men" (es un ejemplo) años después de su primer polvo puede decir ni media del éxito de Potter entre la juvenalia. Y por retortijar más las cosas: Rowling es a Grant Morrison, lo que Claremont a Whedon. Y Moore a Abrams, lo que Pynchon a Rowling. Claro que todo esto es decir ná por no decirlo tó.

Anónimo dijo...

Sr. Pantau,

Me deja de piedra. No sé si interrumpir el lado sexual de mi vida o prender fuego a los cómics que sigo leyendo, o al revés. Sr. Singer, usted que sabrá responder mejor y que en todo caso es más joven que yo, articule una respuesta. Hombre, si su silogismo se cumpliera, tendríamos el mundo lleno de lectores de Stevenson (ya no digo Virginia Woolf). Pero su exabrupto es tan divertido que me llevo lo mejor de él.

Les dejo. Y me marcho leyendo un cómic de Garth Ennis, que incluso podría ser compatible con la lascivia. Mañana les confirmo este punto.

Saludos,
Igor