viernes, diciembre 08, 2006

TEEN GOD

Image Hosted by ImageShack.us
Mark Millar, ese objeto de polémica, escribió entre Ultimates uno de los mejores cómics que he leído de él: Chosen que funciona atípicamente muy bien a niveles no exactamente propios de Millar pero también estupendamente al nivel millariano de toda la vida.

La excusa argumental es muy jugosa: ¿qué pasaría si un muchachote de doce años de un pueblo de Illinois se revelara Dios? Nada más y nada menos que una fantástica aventura ambientada en los 80 y que cumple con la pretensión/intención de aquel cine fantástico. Este tono es lo que hace valer y destacar al tebeo de la media: los diálogos cómplices y divertidos no son más que un adorno para un Millar que parece ser consciente de todos los juegos icónicos (“ha estado leyendo tebeos de X-Men” dice uno de los personajes)que proporciona esta idea: el giro final, no obstante debe irse más allá de chiste molón, contiene además un cierto aire de oscura continuidad de lo más sabroso. Sin duda alguna una secuela sería muy necesaria para que Millar ahondase en una narrativa ya mucho más asentada en la reedición de la batalla divina en campo humano.

El elegido funciona como una fábula inusual con múltiples lecturas, sobre la tragedia de saberse mayor que tampoco propicia a Tommy grandes placeres más allá de la sorpresa inicial.: lo gracioso es ver como Millar introduce en su cura al único personaje carente de fe y recrea con mucha ironía episodios bíblicos en marcos cotidianos. Esto tiene más de chiste de que de declaración religiosa: lo que le interesa a Millar es lo divino y lo humano, y lo bíblico como material incesante de ideas que siguen funcionando a muy buenos niveles todavía, no el sermón y eso encaja perfectamente con su tono.

Por eso, por su atmósfera descaradamente Amblin no debe confundirse este graciosísimo ejemplar como un panfleto/sátira: se aleja conscientemente de esta intencionalidad para centrarse exclusivamente en una revisión de carácter irónico tan entretenida como funcional.

4 comentarios:

Lucinda dijo...

¿Por un casual sabes si se vende en España, concretamente en alguna tienda de Madrid? Me llama mucho la atención esa temática en concreto.

Saludos y gracias.

Anónimo dijo...

Alvy Singer... un gran nombre, ess uno de los personajes más entrañables de Allen, por eso ya te has ganado mi admiración.
En cuanto al cómic... Millar debe de aburrirse muchísimo y haberse quedado sin ideas para salir ahora con una cosa así... lo cual no quiere decir que el cómic sea malo, sino que la idea es un tanto rocambolesca. Pero bueno, por todos es bien sabido que Millar no es Miller.

Kalimero dijo...

Soy la única persona en el universo que piensa que Mark Millar esta sobrevaloradisimo? que solo cubre su total falta de ideas e imaginación con provocación estilo boris?

Estoy solo en el mundo??

En fin, este Chosen no le he leido, quizas si lo hago me tenga que comer mis palabritas a palo seco. Nunca se sabe.

Saludos, caballero.

Palimp dijo...

A mí me gustó mucho, sobre todo el final que creo que va más allá de un chiste o sorpresa; creo que esconde toda una moraleja.

Un saludo.