viernes, enero 05, 2007

I'LL WALK ALONE

Image Hosted by ImageShack.us
Million Dollar Baby me ha parecido con el paso del tiempo y tras caer KO una película enormemente sobrevalorada. La culpa en general habría que atribuirla al guión de Paul Haggis (aunque Eastwood tampoco escatima ciertos toques algo tópicos) de una ramplonería telefílmica. Sin embargo Eastwood no es capaz de ofrecer nunca un producto del todo malo, quizá por su briosa habilidad para construir personajes a través de una sutilidad y tristeza muy similar (que no comparable) a la de autores como Ernest Hemingway o Sam Shepard, que me producen al menos unas sensaciones muy parecidas.

Creo que Banderas de nuestros padres viene lastrada por un uso abusivo de la voz en off un tanto explícito, y creo que la culpa puede estar de nuevo en Paul Haggis que con su vulgar Crash ya demostró su escaso gusto por la sutilidad y su tic por la machaconería. Lo que me gusta de la película es su gusto total por recrear atmósferas, un don que ya elevaba en muchas ocasiones su anterior película de la vulgaridad y regalaba momentos muy emotivos.

Para mí la clave de la película, está en la escena previa al desembarco en el que subidos en un navío de guerra los soldados esperan nerviosos. Suena primero una pieza de Artie Shaw y luego, la locutora advierte de que no todas las chicas les esperarán. Luego suena I'll walk alone de Dinah Shore.

El resto del film es cine ético (Zizek dixit) de mucha valentía con una estupenda reflexión sobre el heroísmo (entendido como impostura imposible de remediar y mucha sangre que ocultar), Ford y Fuller de la mano, y un personaje inolvidable como es Ira Hayes.

7 comentarios:

freddyvoorhees dijo...

Muy conforme en lo del excesivo abuso de la voz en off, la cual yo directamente catalogo de innecesaria, porque la parte "contemporanea" me resulta lo menos interesante de la cinta con notable diferencia.

Un saludillo.

Max Renn dijo...

Una magnífica película sobre las consecuencias de la guerra en unos personajes tratados como títeres al servicio de la causa, convertidos en ídolos para saciar la sed del pueblo americano. A mí me encanta aunque es cierto que la dirección de Eastwood se impone sobre el guión algo redundante de Haggis.

Portnoy dijo...

Tengo dudas sobre ver o no ver Flags mientras no se estrene la otra versión de la película. Creo que es un proyecto conjunto que no debería verse independientemente... tal vez me equivoque.
Por cierto, tienes más razón que un santo sobre lo que dices de Million Dollar Baby: Excelente inicio de película y lamentable melodramática segunda parte... los actores lo mejor.
En fin, ¿qué opinas sobre este proyecto buscando un doble punto de vista?

freddyvoorhees dijo...

Muy distinta a lo que parece ha de ser la de Iwo Jima para que realmente sea indispensable verlas juntitas, porque además ésta pretende abarcar 3 cosas cuando, al menos a priori, parecía que contar la historia desde dos ópticas invitaba a una apuesta algo más cerrada.

Francisco Ortiz dijo...

Y a mí que este tipo nunca me parece que haga nada verdaderamente bueno...

JohnTrent dijo...

¿Million dollar baby sobrevalorada? Yo la vi de nuevo y me gustó incluso mas que cuando la vi en el cine, que ya de por si me parecio una pelicula sobresaliente. No se si es una obra maestra, pero se queda cerca.

Banderas de nuestros padres me pinta mas fallida, y me parece que hay una amplia opinion al respecto. Veo que tu te incluyes en dicha opinion...Y es que volver a los grandes resultados de Million dollar baby o Mistyc river es lo que tiene, son dos lastres dificiles de vencer.

Adrian dijo...

A mí me da un poco de pena lo de Flags of our fathers porque se nota que Clint quería que esta fuera su Gran Obra, y a falta de ver Letters from Iwo Jima, me parece que no lo será. Me parece muy bien que desmitifique la Segunda Guerra Mundial, pero creo que su elegía hacia los héroes resulta un poco manida y vista ya en otros productos, precisamente, de Spielberg. Sobre todo el final.

Por otra parte, a mí me pica un poco que no aclaren que la fotografía fue un montaje desde el principio. Rosenthal llevaba un día de perros (como se ve en la peli) y quería una buena foto con la que resarcirse, así que aprovechó el momento banderil para componer la escena. La frase "me gustaría que se les hubieran visto las caras" no es cierta, porque prefería dar a sus modelos una visión anónima y, por tanto, más simbólica. Además, que seis personas para izar un tubo de metal con un trozo de tela... pues como que no. Me parece que hubiera sido interesante para el motivo de la peli mencionar un asunto que a día de hoy es vox populi, pero igual Clint no quería mojarse tanto.