domingo, enero 07, 2007

ZWIGOFF & CLOWES 2

Image Hosted by ImageShack.us
Art School Confidential se convirtió un poco sin quererlo y visto el irregular resultado de la estimable Ghost World en lo que iba a ser la película definitiva sobre Daniel Clowes, teniendo en cuenta que Terry Zwigoff estaba ya curtido de la novatada y que el autor se encargaba de nuevo del guión.

El resultado es bastante satisfactorio y tiene un elemento un tanto curioso: si el Clowes autor con sus personajes neuróticos y curiosos nos recuerda (puede recordarnos) a algunos neuróticos urbanos de Philip Roth, la película tiene una ironía de una herencia inequívocamente woodyalleniana lo que demuestra otra vez la extraña conexión paralela que hay entre escritor y cineasta.

Art School Confidential es una comedia tan divertida como irónicamente previsible (el tratamiento de la historia tiene ecos muy woodyallenescos, propio de sus primeros libros de relatos o del Allen más desenfrenado de Deconstructing Harry en el que readaptaba muchos de éstos primeros trabajos) y que encuentra sus mejores momentos en sus constantes puyas contra el mundillo artístico y un estupendo reparto dónde sobresalen los actores que están estupendamente aprovechados (¡quién me diría a mi que Matt Kesslar podría estar tan adecuado, o que John Malkovich podría volver a las alturas!). Puede que sorprenda su tono de comedia oscura que adquiere al final pero no pierde ese raro sentido del humor que tan bien caracteriza a Clowes y a diferencia de Ghost World uno no tiene la sensación de que el cómic era m superior (o al menos distinto), a esa percepción ayuda el equilibrio del guión que apuesta por un desarrollo que se dilata un tanto hacia al final del todo. La desaparición de algunos secundarios se hace un tanto repentina y reduce su presencia a meramente anecdótica (pensar en Bardo) aunque hay que reconocer el envidiable trabajo de Clowes adaptando perfectamente a Jerome Platz, perfecto en el andrógino Minghella.

8 comentarios:

Noel dijo...

A mí la peli de "Ghost World" me parció soberbia: una adaptación al pie de la letra del cómic hubiera sido lo más previsible, lo más fácil. Lo que hicieron fue como una versión alternativa, como una reescritura. Además, tenía una cosa que no suelen tener las películas: una historia de amor creíble.

Aún no he visto "Art School Confidentila", pero me la pensaba bajar desde hace tiempo. ¡Es que no la estrenan nunca!

Mycroft dijo...

Art school me gustó mucho, es divertida e inteligente, pero para mi gusto debería tener más mala leche.

Danae dijo...

A mí me pareció soporífera. Un fiasco. Afortunadamente, este año ya he tenido mi dosis de Clowes en estado de gracia, no espero más. Pero, ¿por qué nuncan me gustan este tipo de películas pretendidamente irónicas? ¿Y por qué siempre aparece Anjelica Houston? ¿Tendrá algo que ver? A mí me gusta Anjelica Houston...

Lucinda dijo...

Daniel Clowes es engañoso: su estilo y sus cómics (grandes obras) pueden resultar "fáciles" de adaptar, pero nada más lejos de la verdad.

Creo que solamente gente como Todd Solondz puede tratar de emularlo en el lenguaje cinematográfico.

Saludos.

freddyvoorhees dijo...

la conclusión primera que saco es que tengo que leer de una vez el cómic de Ghost World, que si ya la peli me gustó mucho y en tu texto la dejas claramente por debajo del original... lo segundo que me suscita es una duda, ¿quién es Matt Kesslar?

jaime lorite dijo...

Precisamente la de "Art School Confidential" la tengo desde hace unos días en la lista de descargas del eMule, al igual que la de "Ghost World". A mí la que me gustó de Terry Zwigoff fue "Bad Santa".

Un saludo

Miguel Ángel Muñoz dijo...

¡Culpable, culpable, culpable! ¡Usted es el culpable de que me haya enganchado a The shield...
Respecto de Clowes, es uno de mis últimos mitos lectores, como sabe.
Un abrazo fuerte de año recién llegado.

REFO dijo...

A mí esta no me terminó de convencer. Las intenciones son buenas, muy de Clowes y su actitud de la mediocridad que nos rodea frente al ingenio de unos pocos. Pero todo es triste, lacónico, sin interés... Le falta toda la frescura de las películas de Zwigoff y la maestría de los cómics de Clowes.