miércoles, junio 27, 2007

ERAGON O EL SUEÑO HÚMEDO DEL FRIQUI

Image Hosted by ImageShack.us
Si a Mycroft le fascina la asqueante Grey's Anatomy por sus niveles de degeneración, a mí me pasa eso con la Inheritance Trilogy de Christopher Psoilini. He de confesar que me fascina pero de lo mala que le es. He estado ojeando esta mañana mismo Eragon y Eldest en la biblioteca pública: no he podido resistirlo, mientras espero con ganas tener tiempo, enmedio de la lluvia de exámenes ya saben, para leer en condiciones óptimas a Philip Pullman.

Gerard, mi tolkienólogo más cercano, me lo comentaba: es un saqueo anillero demasiado respetuoso. O como digo yo demasiado sádico. La fan fiction abre siempre una jugosa y novísima posibilidad: la de llevar al límite a tus personajes favoritos, la de deconstruirlos sin ser un auteur. La fan fiction es la pulp fiction del internet: es la multiplicación por cien mil de los jugosísimos Sherlock Holmes vs. Fu Manchus. La fan fiction es también una forma de prosa de autor, qué duda caben (¿alguien duda sobre la verdadera naturaleza de La solución final? Una non canonical en toda regla) y The Filthy Life de Noel Ceballos puede ser un ejemplo perfecto del virtuosismo de la buena y bella fan fiction.

Tienen ustedes que leer con muchísima atención el diálogo de entre Tamara Pierce, Christopher Paolini y Philip Pullman. Eragon es, ciertamente, el testimonio de un niño de quince años, pero más me atrevería a decirles: la síntesis de la cultura FRIQUI de nuestros días en su más lamentable expresión. Eragon es la épica que se ve a si misma como algo grandioso y realmente importante. Por eso mismo no vacila ni un momento para copiar a sus modelos: Tolkien y Star Wars.

De hecho, el concepto derivativo, batiburrillo y de serie Z delirante de Eragon (toda la línea argumental de Star Wars con Tolkien de paisaje y dragones como añadidos) parece hasta buena. E incluso Paolini promete acción a raudales pero.... Eragon, lamentablmente, se toma en serio a si misma. Y ahí su gran virtud representativa: Eragon es el legado FRIQUI, un modelo bloguero, una forma de vida, un artículo infame en una revista de tendencias de sur.... Una copia incapaz de distinguir entre descaro y fidelidad. Paolini necesita ser tan épico y repite la historia IGUAL. Porqué debe ser igual de épico y majestuoso que sus modelos. ERAGON y ELDEST es la demostración de que el fan integrista starwarsiano y tolkeniano no tiene tanto sentido del humor como pensábamos: casi ninguno, es la espeluznante conclusión.

Los libros de Rowling (que NO me gustan), directamente sobrevalorados, son al menos dignos en términos estrictos. Pero ERAGON es un sueño húmedo de ocho millones de ventas. Por eso me atrae: la grandilocuencia de Paolini es la misma que la de una fan fiction. La diferencia es que Knopf publica Eragon y se forran: esa diferencia de medios debe hacernos aprender la lección. La cultura FRIQUI ya ha llegado a su culminación con la Inheritance Trilogy: idiota, burda y.... épica. La épica ha muerto. Ahora todo es SÚPER FRIQUI. O sea una épica del rídiculo inconsciente, una representación de algún sueño húmedo de un Napoleon Dyanmite vulgarísimo. Y ese día del orgullo friqui parece, cada día más, una corriente de moda que juega con verse a si misma como una alternativa, justo cuando alcanzó su condición de mayoritaria.

5 comentarios:

Javier Moreno dijo...

Napoleon Dynamite ES vulgarísimo.

La trilogía de Pullman juega en varias ligas al tiempo. Ese es uno de sus grandes aciertos.

Muerte a los dragones y los enanos acomplejados que deben salvar el mundo, qué vivan Lyra y los Panserbjørn.

Henrique dijo...

¡Que lejos estamos de Robert E. Howard, Ursula K. Le Guin o Fritz Leiber!. Malos tiempos para la épica.

Yo a la saga Harry Potter siempre le tendré un respeto por una condición ajena a su contenido: incita a los niños de hoy a leer.

Salanova dijo...

"una corriente de moda que juega con verse a si misma como una alternativa"

WHOW monumental frase.

Saludos!

Cayetana Altovoltaje dijo...

Qué crítica tan acertada y divertida. Eso sí, lo dice una amante incondicional de Harry Potter y Napoleon Dynamite.
El Paolini será multimillonario antes de los 25, hay que joderse.

Portnoy dijo...

Lo de Pullman es interesante, sí, aunque ya tiene sus años, pero abre sendas que nada tienen que ver con los previsibles productos "de y para jovenes" (ni sé como llamarlo)
Otro que también hace un tipo de literatura épica, sin renunciar a la modernidad ni a la ironía es el polaco Andrzej Sapkowski con la saga del brujo Geralt de Rivia, aunque a mi entender, abusa demasiado del diálogo y la historia, que se dilata demasiado, pierde fuerza en cada volumen. Los dos primeros tomos son geniales.

En fin, Alvy ¿tu también quieres enriquecerte rápidamente? jejejejejeje, ni te cuento a la de ellos (mediocres y chapuceros) que envidio por sus cuentas corrientes.
un saludo