viernes, junio 15, 2007

La crónica de los Botwin

Image Hosted by ImageShack.us
El suburbio residencial es una suerte de purgatorio para casi toda alma en pena, sobretodo si es estadounidense. No es nada casual si se ve a Weeds como la versión inteligente del desangelamiento para idiotas llamado Mujeres desesperadas. Posiblemente porqué Weeds lleva como fondo el título de Personajes Desesperados, aquella axfisiante crónica de Paula Fox. Y también comparte aquello que la serie de Eva Longoria y compañía convierte en gratuita autoayuda: la vida, inequívocamente trágica, de los felices chicos de la casa y el jardín. Y late con más vida que nunca San John Cheever.

Pero, afortunadamente, también tiene mucha de la mala uva de AM Homes y la fina ironía del primer Corre Conejo de John Updike, Weeds es un tesoro rompedor que en su primer capítulo puede llegar a plantarle cara en niveles de transgresión al Easton Ellis de Menos que cero con una serenidad impasible. Como bien sabe Toldo la narrativa queda perfectamente configurada (quizá porqué esta season 1 deba entenderse como un recopilatorio de cuentos breves cheeverianos) queda magníficamente entrelaza y mejorada en su segunda temporada, así que sería injusto reconocer a la mejor comedia surburbial, que desde luego vuelve a demostrarnos la complacencia de aquella película de Sam Mendes que demostró algo casi formulario: que la sátira que complace a tantos no es más que una etiqueta blanca e inofensiva.

12 comentarios:

Toby Dammit dijo...

Es eso que se suele decir en algunos casos, soplo de aire fresco, cuando una serie de la catadura y mala uva de Weeds se emite en un canal de tv en un horario razonable, y más si se trata del canal de una tv cada vez más subnormal, peligrosa y preocupante.

Y preocupante también es que un tercio importante de fumadores de hierba no entiendan nada de nada esta serie, que le vean como un pasatiempo grotesco y solamente cómico de malos rollos y emporramientos.

Weeds sí son cojones, y no, como usted bien dice, caballerete, la en muchísimos aspectos modosita, enclenque y sobrevalorada American beauty, una peli de la que el autor del guión (algún mamón rajado debió de meter demasiado la narices en el meollo, aligerando muchas cosas, me gusta pensar), por mucho que él diga, vio su auténtica, pasmosa y descarnada visión del mundo, la familia y la vida en formato serie con la milagrosa A dos metros bajo tierra, otra que tal baila.

La 3ª temporada de Weeds ya, yaaaaaaa!!

Palimp dijo...

A mí me ha decepcionado un poco -sólo he visto los dos primeros capìtulos-. Me da la impresión que todas estas series que se meten con los pijeras norteamericanos lo hacen en plan 'por fuera es una bonita manzana, pero por dentro está podrida'. Pero a mí no me importa el interior; el exterior ya me da asco.

Un saludo.

Enrique Ortiz dijo...

Apunto las series de las que va hablando, Sr. Singer, y ya no doy a basto con el rapidshare. Esta pinta bien, o a lo mejor es su comentario el que pinta bien, como siempre. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Ésta es trucha en bien, lo que la de Alan Ball era en plof. Pero no hay que verla doblada, ni de coña.

Anónimo dijo...

El anterior anónimo era mío; que no soy anónimo. Cojón de Blogger.

Trashi

Señor Toldo dijo...

Ahí estamos esperando la vuelta para finales de verano.

palimp, vea la segunda temporada: ahí ya no hay ni interior ni exterior, se fagocitan entre sí sin descanso.

Jaime Lorite dijo...

El viernes pasado, cuando la estrenaron en Cuatro, no la pude ver, aunque tengo el primer capítulo bajándose. Si es como ustedes indican, ¡ardo en deseos de verla!

Un saludo

Salanova dijo...

Buf, tiene tanta buena pinta y yo con el disco duro sin espacio. Tengo que bajarmela como sea.

Por cierto, se pueden creer que la película de Sam Mendes la vi una vez en el cine(me impactó entonces) y no la he vuelto a ver...curioso, tengo que hacer una revisión.

Saludos!

ricardo flores dijo...

Detrás de todas las posibles lecturas sociológicas y políticas, detrás de toda la sátira y el humor negro, en Weeds late una profunda tristeza existencial, que mezclada con los otros elementos resulta simplemente devastadora. Shane es el personaje que provoca esta explosión.
Saludos,
RF

Toro dijo...

magistral primera temporada, john cheever meets todd solondz o algo.

a veces creo que the wire es lo mejor que he visto en la vida,

saludos, alvy

Oscar Z. Oliva dijo...

Usurpando la idea del señor Pablo Toro, para mí la cruza es:

"Happiness" meets "El nadador".

O:

"Storytelling"(la segunda historia) meets "La Cuarta Alarma"

Anónimo dijo...

no somos gays, pero somos poetas: poetasdelapocalipsis.blogspot.com