miércoles, junio 06, 2007

Yo fui un comentarista adolescente del blog de Nacho Vigalondo

Image Hosted by ImageShack.us
Somos muchos los mierables que nos preguntamos acerca de los comentarios en los blogs. Acerca de su verdadero alcance e influencia. La blogoegoesfera ha desarrollado diferentes tipos de comentaristas: amables, bellos, bordes e incluso vagas simulaciones de outlaws llamados trolls. Lo interesante en según que blogs, sobretodo los de cine, son los comentarios como un espacio de diálogo entre sus comentaristas (muchas veces el autor del blog).

Yo comento en el blog de Nacho Vigalondo. Soy un jovenzuelo que le admira de forma desenfrenada. De veras.

Y entonces fluye lo inevitable: el espacio de comentarios se aparta como vehículo de aplausos o abucheos y se torna en otra cosa distinta más evolucionada. El mesianismo o no ha tomado el espacio.

Así llego a la siguiente conclusión: el blog de Nacho Vigalondo es un blog político.

¿Por qué? Porqué en lo que es el mejor bloguero de cine (y con diferencia) se torna en un confuso espacio de exigencias políticas respecto a su labour como director de cine. Su labor entonces es acercarse y admirar los trabajos de otros y guiarles en un camino que por supuesto, no tengo nada claro si va a recorrer. Lo que me hace pensar que este es un país de politizaciones. Entono mi mea culpa.

¿Entonces? Releo. Y por supuesto hay comentarios incisivos, mordaces, delirantes pero al alza llega una tendencia, en nuestra búsqueda, que equipara el look barbudo de Mr. Vigalounge a una condición eminentemente bíblica. Pero bíblica siempre desde una perspectiva de Umberto Eco: si no tenemos mitos, los inventamos o nombramos. No importa lo que sucedió entonces.

En todo caso hay pequeñas victorias sobre las primeras impresiones de sus trabajos: fugaces, reales, sinceras (y seguimos hablando de comentarios). Pero la condición de microcosmos se alumbra, el blog vigalondiano ha alcanzado un status del que no se deshará en sus comments: el de jerarquía inapelable de autobombos variados y proposiciones teenagers. Encantadoramente teenagers, como todo lo que es así, adolescente, si quieren.

9 comentarios:

James Joyce dijo...

Vigalondo es un artistazo. Con "7.35 de la mañana" demostró mucho...

Salanova dijo...

Maravilloso. Yo sí que soy teenager...xD.

Vigalondo es mi ídolo número uno, en serio, no hay nadie que sea tan completamente cojonudo. Bueno vale, quizás exagere(John Tones, otro genio)pero lo paso bomba leyéndolo y lo bueno es que cada vez me culturiza más y más y más y voy a salir preparadísimo! xD.

En fin, que me ha encantado su post.

Saludos!

Salanova dijo...

También hay que decir que no lo conozco como persona, pero por lo que leo, aparenta alguien muy simpático y no muy cabrón. Y Koldo, otro tío al que leo y me cae muy muy bien( aparte de un director novel con mucha calidad).

Xabibenputa dijo...

Nacho Vigalondo es un subnormal de tomo y lomo que no daría con una idea ni aunque le atropellara montada en un camión cisterna.



Corren unos tiempos muy duros, pero, quizás, pasárselos haciendo comentarios en el blog de Nacho Vigalondo, sea una de las peores maneras de correrlos.

Sin embargo, venga, ánimo, chavales.

Vigalounge dijo...

Bueno, Alvy, reconozco que me cuando me formuló el contenido de este post me dio hasta pánico. pero me ha encantado, desde la complejísima posición que tengo respecto al texto. Porque anda que... Por cierto, el miercoles-jueves ando por ahí. Una conferencia de esas. ¿Le veo?

Alvy Singer dijo...

Envíeme un correo o algo (therealgodfather@hotmail.com) y le digo algo. Dígame dónde, y yo le digo el qué.

Enrique Ortiz dijo...

Es importante ese espíritu teen; cuando un grupo hace un buen disco, generalmente, está poseido de ese espíritu. No sé si será aplicable a todo (la literatura), pero es algo así. Un abrazo, Sr. Singer.

Salanova dijo...

Alvy, aparte de escribir otro post mediocre(yo, auqnue igual se ríe), le he contestado en el que me ha comentado.

Saludos!

Dr Zito dijo...

No se Alvy, usted habla de politizacion en el Vigablog y creo entender que no lo ve demasiado bien. A mi me parece esencial y yo no sabria (ni se) hacer tan necesaria labor sin parecer un pedanton.
Por otro lado confieso que cuado Vigalondo me cito en su blog fluyeron de sopeton 300 visitas y ni un solo comentario a resultas.
A mi lo que me vale es que el tipo este ahi, fajandose con todo para cumplir sus sueños. Los teens que le proponen o lo aquellos que le insultan haciendo gala de profundos argumentos, pfff.