sábado, enero 09, 2010

Macbed’oh!

Four great women and a Manicure es el clásico episodio simpsoniano en el que se parodian episodios históricos y ficciones varias. Para romper con la tradición, son cuatro las historias satíricas, siendo la última una graciosa versión de Ayn Rand con Jodie Foster impersonando a Maggie Simpson y dando el discurso final. Sin embargo, mientras todos inciden en resituar la mitología simpsoniana en sus historias, el capítulo dedicado a Lady Macbeth es uno de los más memorables. Si Borges dijo que la vida era, en sí misma, una cita, en este episodio se nos demuestra que la obra de Shakespeare no es otra cosa que la historia de sus representaciones. Marge tratará que Homer sea el gran personaje shakesperiano y para ello le obligará a matar a todos aquellos que le arrebatan sus halagos en la representación. Finalmente, Homer podrá recitar las palabras:

Tomorrow, and tomorrow, and tomorrow
Creeps in this petty pace from day to day
To the last syllable of recorded time;
And all our yesterdays have lighted fools
The way to dusty death. Out, out, brief candle!
Life's but a walking shadow, a poor player
That struts and frets his hour upon the stage,
And then is heard no more. It is a tale
Told by an idiot, full of sound and fury,
Signifying nothing.

Si en el cuento Everything and nothing, Borges nos decía sobre el autor de Hamlet que "Nadie fue tantos hombres como aquel hombre", en Four great women and a Manicure lo que se reconoce es que Macbeth ha sido una lista, impresionante, de grandes actores, con Gielgud y Olivier como referentes. Una conmovedora y nada previsible defensa del legado shakesperiano y de sus palabras. También de sus versiones. La serie sobrepasa el pastiche y encuentra una sofisticada excusa para volver al texto original.