miércoles, abril 07, 2010

Cómics de ciencia ficción, series de televisión (y una bibliografía)

Michael Chabon quería escribir la Gran Novela Americana, un fresco épico que se ha convertido en su propio género, pero cuando lo hizo consiguió la clase de éxito de culto capaz de unir a público y crítica que no por ser habitual deja de ser sorprendente y legítimo. Los referentes evidentes de Chabon pasan por cierto Jorge Luis Borges, cierto Nabokov (en el estilo) y mucho Gustave Flaubert, Francis Scott Fitzgerald y John Cheever. Pero para articular este fresco épico no decidió tomar como punto de partida un pastiche de los paisajes de estos escritores, aunque pasaran por el mundo que retrataron. Escogió al tebeo, no solamente porque lo conocía a fondo sino porque sabía que el siglo XX tenía su perfecto correlato sociológico en él. Y no podía ser de otro modo. Carrión emprende una estrategia parecida con su última novela, Los Muertos. Como Chabon, su paisaje tiene mucho sentido porque explica y contiene el espíritu de su tiempo.

Decíamos que queríamos hablar del Nazismo.

Decíamos que queríamos hablar de los Judíos, claro que sí.... Desde el chiste con el que Siegel y Schuster inventaron a Superman (que al principio era un villano, que esto era una coña nietzscheana.

Hasta el Golem, por supuesto, en los tebeos superheroicos.

Y el comunismo.

Las morales cambiantes.

La vanguardia artística.

Chabon ve todos estos tags muy claros y sabe que los tebeos son su correlato sociológico. Jorge Carrión se propone escribir la gran novela del siglo XXI. Y el siglo XXI es hasta ahora una serie de tags, también.

Propaganda política

Incluso como forma unificadora

Imágenes del desastre, en directo.

Y los big pictures de una narrativa local que recuerdan que aún así

no lo comprenderemos todo.

Y, por supuesto, el Mal. Siempre tan glamouroso.

E hiperrealista.

Y hasta aquí mi explicación de Los Muertos a través de Michael Chabon.

También dejo aquí una bibliografía para la novela de Carrión.

Libros.:

Berg, Edgardo H. – Poéticas en suspenso: Migraciones narrativas en Ricardo Piglia, Andrés Reivera y Juan José Saer. Buenos Aires: Editorial Biblos, 2002.

Chabon, Michael. Maps and legends. San Francisco: McSweeneys Books, 2008.

Chabon, Michael. The adventures of Kavalier & Clay. London: Fourth estate, 2000.

Moore, Alan / Gibbons, Dave. Watchmen. New York: Warner Books: 2000.

Moore, Alan / O’Neill Kevin. The league of extraordinary gentleman: Black Dossier.

Naremore, James. More than Night: Film Noir in its contexts. University of California Press, 2008.

Piglia, Ricardo. Formas Breves.Barcelona, Anagrama, 2001.

Piglia Ricardo. Respiración Artificial. Barcelona, Anagrama, 2000.

Rodríguez Pérsico, Adriana (compiladora) – Richardo Piglia: una poética sin limites. Instituto internacional de literatura iberoamericana, Universidad de Pittsburguh, 2004.

Sebald, Winfried Georg. Sobre la historia natural de la destrucción. Traducción de Miguel Sáenz. Barcelona, Anagrama, 2003.

Videojuegos.

Half Life 1/2. Steam Store.

DVD's.

Abrams, JJ; Cuse, Cartlon; Leiber, Jeffrey; Lindelof, Damon.Lost seasons 1-5.

Chase, David. The Sopranos: Complete Series.

Scott, Ridley. Blade Runner: The Final Cut.


2 comentarios:

Ubeinn dijo...

Como siempre un artículo genial, aunque voy a hacer dos apuntes comiqueros pequeños pequeños... No tienen mucha trascendencia, pero en fin, por comentar que no quede.

Uno, Cráneo Rojo no es comunista... o al menos no lo es en la mayoría de sus encarnaciones, que lo describen como nazi -vinculado al ocultismo de las SS y demás-. Algunas de las revisiones más interesantes del personaje las propone nuestro querido Mark Millar, una en Ultimate Avengers, donde lo reformula como hijo ilegítimo psychokiller del Capitán América -resulta fascinante la visión de nuestros días en esta versión del personaje, que se hace pasar por un soldado ejemplar hasta que un buen día decide matar a toda una base sin motivo aparente y arrancarse la cara con un cuchillo, recordando los casos reales de soldados americanos que se han vuelto últimamente contra el ejército americano- y la otra como presidente nazi de los Estados Unidos en Old Man Logan.

Y dos, aunque veo la referencia al golem -expresionista de Boese y Wegener- en la ceja única de Darkseid, poco más la veo... de hecho según Kirby, lo basó más en Nixon que en otra cosa.

Pues nada, comentario freak hecho. Nos vemos por las universidades para comer un día de estos.

Alvy Singer dijo...

Cráneo Rojo, en los cincuenta, deja de ser las SS para ser la URSS. En su debut es, efectivamente, un nazi, pero en los cincuenta, cuando el Capi entra en capa caída y los volúmenes no se venden porque la segunda guerra mundial ha terminado, cambia su metáfora.