martes, diciembre 15, 2009

Dos novedades, dos

Spanish Movie (2009, Javier Ruiz Caldera)

Parodia basada en los tres cuentos fantasmales del cine español más reciente que han sido tres de sus mayores éxitos: Volver, El Orfanato y Los Otros. Hay más codas, sobretodo a toda la filmografía de Alejandro Amenábar, exceptuando la reciente Ágora y el resultado se ve con cierto agrado.

Ha comentado Tones que hay gags que no son referencias, sino plagios, como la llegada del marido, sacada del magnífico sketch de Shaun Micallef. Me quedo con los momentos mejor aprendidos de la spoof-movie de los ZAZ, modelo Aterriza como puedas: el plano arbitrario de un hombre cayendo en la bañera cuando es una de las protagonistas que lo hace y el desternillante personaje de Areces, auténtico rey de la función.

Antonio Trashorras sopecha de los cameos excesivos del film. Spanish Movie es un film capaz de lo mejor y de lo peor, de proponer una justa chanza en el cine reciente como de ser un gesto normalizador para el cine comercial. Esta dinámica vacilante debería verse corregida en la secuela, pero el resultado es lo suficientemente divertido y generacional (la interrupción de Muchachada Nui con Los lunes alcohol; los gags a costa de David El Gnomo y Espinete son justo eso; el inesperado guiño final para Cronocrímenes) como para tener paciencia.

Lluvia de Albóndigas (Cloudy with a chance of Meatballs, 2009, Phil Lord, Christopher Miller)

El cine animado en tres dimensiones necesitaba esta película del mismo modo que necesitaba Wall-E. La cinta es un homenaje admirable a los viejos diseños de la UPA con un par de triunfos seguramente memorables: el personaje del padre, una ceja destinada a expresar el carácter conmovedoramente inexpresivo del personaje, y el reportero Manny, una nariz con bigote capaz de recordarnos la libertad que la compañía de animación americana consiguió con la limitación de su animación y la síntesis perfecta de su diseño. Su prólogo ya demuestra su potencia para el diseño de niños y ya el espectador intuye que está ante los disciplinados animadores que parecen destinados a continuar el legado de Gerald McBoing Boing (basado en una historia del inmenso Dr. Seuss) cuyos personajes secundarios descartados parecen haberse reunido en esta cinta.

La película triunfa en su idea del desastre, ya presente en la obra original de Judi Barrett: un paraíso genuinamente norteamericano hecho de hamburguesas y golosinas que, pronto, deviene en su gran problema, en un peligroso e incontrolable empacho. Esta magnífica idea se apoya en su escenario ahistórico en el que una estética de los cincuenta y sesenta se mezcla con gadgets de última generación y referentes más contemporáneos. De hecho, esa es la mejor metáfora de la película: un film de animación cincuentera imaginado por la sensibilidad y la tecnología de los noughties. El mismo Brent, concebido como una suerte de versión adulta y fracasada de personaje á la McBoing Boing, o el alcalde, perfectos personajes de animación de los cincuenta amplificados digitalmente anuncian una gozosa opción en la que la historia es profundamente infantil, para bien de todos, y todo en lo que hay que concentrarse es en la animación: en su inventiva capaz de de dar prodigios gestuales y en su capacidad para sorprender plano a plano. Una delicia.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Solamente quería felicitarte por tu estupendo y divertido artículo de Miradas de cine, sobre las películas dirigidas por mujeres. Incorrecto en los tiempos que corren...pero bastante cierto.

Lo de no hablar de las mujeres directoras de cine en España,¿por qué ha sido? ¿Por no meter el dedo en la llaga todavía mas?

A pesar de estar de acuerdo en casi todo lo que dices, creo que, tambien habría que preguntarse por qué acceden tan pocas mujeres sobre todo en el cine USA a la dirección, ya que si las hay que demuestran talento en otras facetas de la creción cinematográfica como las montadoras Thelma Schoonmaker, Verna Fields o Carol Littleton o una guionista como Caroline Thompson, por ejemplo.

Alvy Singer dijo...

Le agradezco la felicitación de corazón, pero el mérito es de mi tocayo Pablo Vázquez, al que no conozco, pero cuyo artículo sobre roles femeninos he disfrutado enormemente.

Anónimo dijo...

Spanish movie es un mojón,no hay imaginación ninguna,pelicula comercial pura y dura.

Anónimo dijo...

Vaya cagada pues... yo convencido de que el artículo era tuyo, como otros anteriores publicados en la revista.