jueves, agosto 23, 2007

Ain't no mountain high enough

Image Hosted by ImageShack.us
Ayer, Lily y yo nos fundamos las botas de montañeses ingenuos y vimos con ojito entusiasta y esperando buenos sustos y carnicería la infravalorada (como siempre sólo unos pocos la supieron ver bien) Wrong Turn (que promete más atrevimiento en su secuela) estrenada aquí como Km. 666 en un momento cósmico: La Matanza de Texas y La casa de los mil cadáveres como compañeros de generación (comparte con la primera los títulos de crédito bellos que heredaría el remake de Aja ; y el conocimiento de causa como leit-motiv de la segunda pero en dosis sustancialmente menores: el resultado es droga light).

A Rob Schmidit hay que agradecerle una cosa: que prefiere el reconocimiento cómplice (La Gasolinería; La Avería; La Casa) al plagio sonriente del dj Aja. Sin duda prefiere elaborar su revestimiento de la clásica Las colinas tienen ojos en los bosques de Virginia (si y todo el american gothic) con más amor que falsedad. El principal problema es que en todo este disfrute, Schmidt parece no querer aprovecharse del todo del paso del tiempo: Eliza Dushku, pura sensualidad guerrera, podría haber sido una Ripley vs. Rednecks maravillosa en un clímax final soso por visto y antes y mejor. Lo que nos hace pensar que pocos artistas (pensar en el remake de Nispel o en el dios Zombie) son capaces de remodelar y mejorar los modelos: Wrong Turn es un festival de amor, con uno de los mejores prólogos que he visto en el género (¡casi como parodia del inicio de M:I2!) que no está a la altura. Por supuesto Schmidt sabe que un buen epílogo puede arreglarlo todo o... casi.

Wrong Turn es una entretenidísima película en la que echamos en falta rednecks más salvajes, romper más barreras (o sea, introducir más abiertamente la historia de amor fou que queda sólo insinuada): en ese sentido Aja prendió de efectismo su manierista remake, pero puede que debamos apreciar más la intencionalidad cómplice de Schmidt. El resultado en ambos casos es muy parecido: un divertido acercamiento al género, este menos terrorífico (y truculento, en el buen sentido) pero más honesto en más de un sentido.

6 comentarios:

Libertino dijo...

Es muy entretenida y los malos molan y su historia también.
Cabin Fever también entra en el saco.
Promete la nueva peli del dire de Wrong turn, The Alphabet killer

Libertino dijo...

Y a propósito de Shooter, dos horazas de entretenimiento bronson muy cachondo.
En la linea de superthriler de Negociador

Henrique dijo...

Hay un detalle que me encantó de esta pelicula: la facilidad con la que se predice en que orden van a caer el grupo protagonista.

Mycroft dijo...

Que mujer la Dushku.

Señor Toldo dijo...

Pues yo con esta tuve que decir NO. Ya no sé si principalmente por el cuajo de desaprovechar las posibilidades icónico-genéricas que podría haber tenido la rotunda presencia de Eliza Dushku (algo del estilo de lo que SÍ hace [y, quién me lo iba a decir, bastante bien] Coscarelli en su Master of Horror), porque coincidió con rivales tan claramente superiores como las citadas o porque ya lo hemos visto todo cien veces y unas cuantas mucho mejor. Me quedo con Aja con los ojos cerrados (o amputados).

Miguel Sanfeliu dijo...

Muy interesante la persecución entre los árboles.
Saludos.