lunes, febrero 04, 2008

La postpostmodernidad

Antes de que lean este post os dejo ya la pregunta que se harán algunos al leerlo: ¿Cuándo pasa a ser la teoría descriptiva?

Bueno el caso es que Alan Kirby dice que la postmodernidad está muerta. Y ya ha puesto ejemplos diáfanos en lo que él llama pseudomodernidad. ¿Ejemplos? The Blair Witch Project, The Office and co. Se suman a la lista Redacted, Cloverfield, Diary of the Dead y claro [REC] si lo ven conveniente.

Al tajo.

8 comentarios:

Salanova dijo...

¿Ya ha muerto? ¿Y hay posibilidad de resurección? De verdad, el tema de la posmodernidad me vuelve loco. ¿Pseudoposmodernidad? creo que no soy lo suficientemente maduro como para entederlo.

Alvy Singer dijo...

Kirby asegura que el modernismo (como corriente literaria) estuvo presente en los 50 y 60. Entonces pues con el postmodernismo....

Aunque funciona siempre bajo los pensamientos de Kirby ¿eh?

Señor Toldo dijo...

Muy pertinente la pregunta, como interesante y releible el texto. Lo de pseudo-modernidad es un término absurdo, reaccionario y poco imaginativo. Hay que reconocer que Kirby señala grandes y constantes teóricas muy atracticas (yo estoy ahí, ahí), pero también tiene inconsistencias bastante insalvables, como esas referencias al Teletexto y el Ceefax... no se puede ser tan anacrónico cuando se pretende hablar de algo s.XXI y basado en las nuevas tecnologías.

Más que en un estadio posterior a la post-modernidad, al menos en el audiovisual de los post-media (Hispania sigue anquilosada con el analógico, pero ya nos llegará... mientras me refiero a los vídeos de móvil y YouTube) de lo que estoy convencido es que estamos en una era del post-relato (Lost, lonelygirl15, Death Proof, The Fountain, Los Cronocrímenes, [REC], supongo que Cloverfield, etc.). Nótese que yo no hago referencia a la interactividad o identificación tecnológica a la que alude Kirby (y que se correspondería con esos ejemplos de Blair Witch, Diary of the Dead, Redacted, etc.), sino más bien a toda esa serie de productos audiovisuales comerciales 100% (no hablo aquí de las tendencias radicales para público radical de Van Sant, Apichatpong, Tsai Ming-Liang y otros) que se sustentan siempre en un conocimiento previo por parte del público mucho más sólido y formado que el que requieren los géneros tradicionales (musical, western, terror, noir). Ahora quizás debería dar forma a algo de lo que he dicho.

elpablo dijo...

esta tarde me voy a ver cloverfield coñoya. me tenéis contento con tanta posmodernidad. ahora, como al puto monstruo no se le vea bien, ahí va a ser cuando me voy a enfadar!

Roberto A. O. dijo...

Yo pensaba que ahora tocaba la "hiperrealidad", como nos contaba Fincher en "Zodiac": ¿para qué apelar al realismo cuando ahora tenemos que hincharlo?

Saludos

Roberto A. O. dijo...

Quise decir "hipermodernidad", perdoneme Sr. Lipovetsky.

Saludos

marcbranches dijo...

Mi sempiterna pereza intelectual me impide leerme el artículo del sr. Kirby, pero me da para hacerme una pregunta: ¿acaso la pseudomodernidad ha de estar, por cajones, directamente relacionada con el medio televisivo? Lo digo por las referencias cinematográficas que reseñas, todas con el común denominador de la cámara (televisiva) en mano. En ese caso, puedo proclamar y proclamo mi inmediata dimisión de la pseudomodernidad: soy televisivo no practicante, con furtivas escapadas a alguna que otra serie en algún que otro canal no generalista (mayormente, la Fox y determinados canales de cine) a cuyo acceso me permite el señor Ono. Saludos.

Anónimo dijo...

Un artículo sumamente interesante, Pablo. Muchas gracias.

Igor