miércoles, febrero 13, 2008

Ladrillo a Ladrillo


Sobran las palabras
El saberse terminado en los exámenes no es una sensación tan satisfactoria y orgásmica como uno espera.: parece que todas las ganas de hacer otras cosas estuvieran siempre durante y poca cosa más. Mienten las sensaciones y si uno observa su regreso a la Tierra, tiene más fuerza que nunca, sobretodo para ponerse a ver Brickfilms, las películas de Lego que han marcado un hito en la animación digital: entre la resurrección bastarda del stop motion y la dimensión de la propia figura, como algo radicalmente revisionista, con una expresividad que ya saben, ha alcanzado a los videojuegos de forma inexorable. Así que ahí mis recomendaciones.:

October 31st. Imaginen una película de horror con esas voces infantiles que doblan el Trick or Treat, a modo de plegaria y todo ello en una cinta de un espesor entre kafikano y tarkovskiano. Entre el horror cósmico y la banda sonora absolutamente minimalista y melancólica uno no puede resistirse.

The Truth. Lo de Matt Gillan es puro teatro: ambientar un corto en el que hay un exceso de créditos en un juicio mezclando la persecución con un final absolutamente absurdo, a través de una historia tan bien animada (a nivel técnico es de los más apabullantes) es meritorio. En Lego el Gran Mainstream tiene unas Líneas Absurdas díficiles de cuestionar o preveer.

Night of the Tater (En quicktime) El blanco y negro demuestra que todos queremos rodar una secuela de Sombras y Niebla desde ya. Además de eso una historia sobre criaturas metafísicas que a nadie le va a dejar indiferente. Y en plastilina.

24. No se trata de la parodia sino del esfuerzo imitativo y de dirección que exige una propuesta tan loca como suicida. Incluso se hacen concesiones a la handycam, asi que el resultado es vivaracho, divertídisimo, y muy emocionante. Y claro, experimental. Da que pensar ¿eh?

Tectonic Man. Hay una diferencia mucho más estricta de lo que creen entre un film de superhéroes actual y Tectonic Man: los primeros no se saben tan brutales como los segundos. Partir de los materiales de derribo para construir una muralla de amor al superhéroe, no a pesar, sino con todas las cosas, es algo que ningún director de cine se podía permitir. En brickfilm es posible que veamos eso que debería haber sido. Si lo piensan bien Tectonic Man y The Good German no están tan lejos. Además es la joya de la lista.

2 comentarios:

Noel dijo...

¿Y la de los créditos del Equipo A?

Alvy Singer dijo...

¡Gracias! Es el que, ab initio, encabezaba la lista, sin reseña. No hace falta.