viernes, febrero 08, 2008

A pesar de todo, la gran conspiracion

-With spoilers-

Después de un final de feria y un principio no menos prescindible, Lost empieza a ser aquella serie que despertó nuestra curiosidad: llena de sugestivos misterios (esa obsesiva escotilla de la segunda temporada) que empiezan a ser resueltos. Brian K. Vaughan se ha revelado como el guionista con más talento para dialogar la serie: Sawyer está mejor que nunca, incluso Jack se permite diálogos cómplices, tensos, divertidos. Drew Goddard ha apoyado el episodio en su habitual “dosificación de información” pero esta vez con más respuestas y recordando poderosamente a la narrativa de un tebeo, con organizaciones, secretos y un no menos sugerente complot. Lost funciona en episodios como Confirmed Dead, en los que los flashforwards se cuestionan como tales, en los que los guiñitos de toda la vida (el icono del Dharma) vienen precedidos por la aparición del Funcionario, la pesadilla clave del fantástico contemporáneo (Serenity usaba un villano similar, y también de color, por cierto). Además Vaughan/Goddard introducen un cazafantasmas y una arqueóloga, recordándonos que, todavía tienen cosas que contar.


Locke adquiere ese aura superhumana que ya necesitaba y hace preguntas racionales (¿Qué es el monstruo de humo?!) y empezamos a ver que, después de todo, Benjamin Linus significaba algo. Es cierto que la naturaleza Abramsiana de la serie está basada en la apología continuada del hype puede caer fácilmente en lo perezoso por parte del espectador poco aficionado al fanatismo baboso que requiere la serie, por lo que un buen episodio, cuya garantía sea replantearnos viejos dilemas espaciotemporales de la serie, devolver lo sobrenatural a un plano interesantísimo (y ciertamente tebeístico, por su presentación) y empezar a sugerir dilemas metafísicos no es poco. Ahora, solo cabe esperar asustados a un nuevo regreso a esa otra optativa, todavía viva, del aburrido metarrelato al que se aspira y que mucho nos debe sorprender para estar más cerca de Bioy Casares, que del Stephen King más sentimental.

4 comentarios:

Noel dijo...

¡Wow! La cuarta temporada empieza aquí, lo de la semana pasada fue un ensayo.

La estructura de flashbacks no podría ser más perfecta: introduce a un personaje por cada segmento, concentrando todo lo que necesitamos saber de cada uno en una concisa secuencia... en lugar de en un largo episodio de relleno por cabeza. De entre ellos, no puedo evitar quedarme con el flashback de Miles, que desde ya es uno de mis momentos favoritos de "Lost" (¿se habrá traído a la isla ese vacuum mágico?).

De todos modos, lo mejor del episodio es que no deja de lado a los veteranos para presentar a los nuevos: Sawyer tiene al menos una frase brillante ("Who are we to argue with taller ghost Walt?") y un mote acertadísimo, mientras que Ben vuelve a ser El Jefe. ¿Y qué hay de Nuestro Hombre en Su Barco? Yo apuesto por Michael.

Dani Lebowski dijo...

Yo apuesto 100% en Michael. El problema es, ¿dónde está entonces el Walt físicamente real?

¡Coronel Kurtz!

Mario dijo...

Maldita sea! ¿Cúando reuniré fuerzas para empezar a ver la serie?
Voy a volverme loco de tanto oir hablar de ella (positivamente, claro)

Un saludo!

Juanma Sincriterio dijo...

Vaughan es EL HOMBRE para Lost, tienes toda la razón. La introducción de estos cuatro Ghostbusters ha sido brillante.