miércoles, agosto 31, 2005

THE EYE.: Lo que el ojo no ve

The Eye.
(Jian Gui, 2002).
D.: Danny Pang y Oxide Pang-Chun (Pang Brothers).
G.: Danny Pang, Oxide Pang-Chun y Jo-Jo Yuet Chun Hui.
I.: Lee Sin-Je, Lawrence Chou, Chutcha Rujinanon, Yut Lai-So, Candy Lo, Pierre Png, Edmund Chen, Benjamin Yuen, Wilson Yip.
Duración.: 99 minutos.
Image Hosted by ImageShack.us
The Eye viene a ser otro ejemplo de la brecha de horror oriental que abrió la muy estimulante cinta de Hideo Nakata, Ringu con un nuevo estilo de horror que se ha convertido en un canon mundial. Tanto en Oriente como el mercado americano. En Oriente sea nación cual sea, fabrican películas de fantasmas de caras pálidas y borrosas, y en USA se encargan de llevarlas a la fotocopiadora donde pasan por el cambio de ilustres desconocidos a estrellas de turno. Y la que nos ocupa hoy es la próxima en ser versionada y de hecho cumple todos los requisitos argumentalmente.

Image Hosted by ImageShack.us
Cabe decir que lo mejor de The Eye es su maravillosa fotografía (no en vano fue el premio que obtuvo en Sitges) y el look visual que le dan sus dos autores, los hermanos Pang. La puesta en escena es muy sugerente, y hay que ver como todo el cine oriental nso esta descubrimiento una nueva ola de juegos con la imagen, las texturas y la iluminación. Es gracias a ésto que muchos han querido ver en el film una originalidad (bastante inaudita), y que se ha valido toda su reputación. Para mí no pasa de ser un muy agradable rato de inquietud, pero no raya la grandeza de Dark Water al carecer de su profundidad ni Ringu al carecer de su capacidad de innovar. Se trata de un film sin muchas mas pretensiones que le de hacer pasar un mal rato al espectado.
Image Hosted by ImageShack.us
Argumentalmente, para que nos vamos a engañar. Los americanos la van a versionar de gusto, ciertamente. Viene a ser la misma historia de siempre, la mujer con fuerza que se deberá valer por sí sola (esta vez aprovechan muy bien el tema de la ceguera) para enfrentarse a un espíritu que tiene que resolver el problema de turno, y que al final solo buscaba comprensión. Bueno, yo esto lo he visto en El ultimo escalón, El sexto sentido y un largo etcétera de cintas de temática fantasmagórica, incluida Dark Water. La única y ligera variación que presenta esta es un giro final (bastante irrelevante al fin y al cabo) bastante salvaje donde contemplamos que los orientales son bastante mas radicales que el resto de las cinematografías a la hora de aplicar soluciones argumentales.

Los actores estan muy bien todos ellos. El tour de force ,corresponde a una espléndida Lee Sin-Je que encarna espléndidamente a Mun, la muchacha ciega que encarna a la perfección esa mezcla de fuerza y desvalidez que se necesita.

La música de Orange Music está bastante bien vista dentro de la línea oriental que suele regalarnos auténticos estropicios sonoros, incomprensibles para el oido occidental o eso me gusta creer. Hay melodías de piano bastante repetitivas y repletas de cursilería, pero en general hace un buen uso de los sones paranormales y está muy bien. Ciertamente es grato encontrarte con una música que no estropee ningún momento.

En cuanto a los Pang, han sabido aprovechar la única variación argumental del film respecto a los otros. La ceguera y así su jueguecito visual se convierte en mas justificable a la par que brillante. Son muy poderosas las imagenes y el estilismo que tienen muchas secuencias de la película. Narrativamente los Pang saben conducir por buenos senderos la historia, sin desviarse en pasajes innecesarios.

El conjunto del film contiene un entretenimiento asegurado, que tiene sus momentos de emoción y escalofríos a partir de medio film, donde por suerte no abundan los sustos fáciles y más manidos, cosa que no ha sabido hacer el film a la hora de sortear los tópicos. Recomendada para aquellos que prefieran ver lo que el ojo no ve, y no busquen más pretensiones.

Puntuación: 7,5.

2 comentarios:

Fashion jewelry dijo...

Cool blog!

brujaMar dijo...

Muy buena Narración, excelente!! desde Bs.As., saludamos y felicitamos.