viernes, agosto 19, 2005

MANHATTAN :Urbanitas sin remisión / "Me divorcié de mi mujer porque me dejó por otra mujer"

Manhattan.
(Manhattan, 1979).
G y D.: Woody Allen.
I.: Woody Allen, Diane Keaton, Mariel Hemingway, Michael Murphy, Meryl Streep, Wallace Shawn.
Duración.: 101 minutos. Blanco y negro.

Image Hosted by ImageShack.us
Vivir en Manhattan. Ah.... Y enamorarse. Pero allí todo es diferente. O al menos eso es lo que nos ha hecho creer Woody Allen, el sociólogo moderno de las filias y las fobias del Nueva York del último tercio de siglo. Pero es que resulta que fue mucho más allá.

Por Manhattan ya se puede tener otra cosa por la que merezca vivir, sólo por su sentido del humor y por acordarnos de "Van Gagh, Van Gagh" con cariño.


Image Hosted by ImageShack.us
Manhattan es la hermana mayor de Annie Hall porque resulta otra obra fundamental (en mi vida, en la carrera de Woody Allen , en la nostalgia de los cinéfilos) y es mayor porque su complejidad resulta mas densa, sin ánimo de subestimar el otro film. Antes de rodar esta, hay que recordar que Allen ya experimentó con el drama con Interiores y decidió dar una brillante estructura dramática a la película. Hay por supuesto un evocador blanco y negro, y frases míticas en cada secuencia. Estamos efectivamente, ante un clásico.

Woody Allen crea en sus películas una sensación de esponteaneidad única. Su estilo narrativo nunca parece activo, ya que parece un film espontaneo debido a la agilidad de los dialogos, a la magnífica dirección de actores y a un tempo narrativo que solo él sabe imprimir a sus obras.

Image Hosted by ImageShack.us
Con Manhattan encontramos una magnífica comedia de costumbres, que además analiza la complejidad y extrañez de la mayoría de las relaciones humanas, basandóse principalmente en el amor. La mordacidad de los dialogos y el sabio guión, que no obvia algun que otro simpático guiño ( a la mítica Casablanca) apoyados en una espléndida fotografía de Gordon Willis en un blanco y negro sobrecogedor, y el más que brillante uso de George Gerswhin regodean una obra que muestra las debilidades de Manhattan a la par que la belleza urbana de Nueva York. Además hay una profunidzación en los carácteres de los personajes que conocemos solo por sus dialogos y actos, encima llevados con un estupendo sentido del humor todos ellos.

Tras el visionado del film queda un sabor agridulce, triste , pero con cierto sabor a espreanza. Allen nos hace reír mucho pero eso no va hacer que caiga en los lugares comunes ni tampoco en los tópicos y mucho menos en un vulgar happy ending forzado. La sobriedad del final, rematada con otra bella vista de Manhattan dejan boquiabierto a cualquier cinéfilo de pro.

Image Hosted by ImageShack.us
Estamos ante (quizás) su mejor película. O al menos ante la mejor postal de Manhattan que mejor radiografia a su gente sin desmerecer la inmensidad de su paisaje. Lo dicho, y remato.: un clásico.

Puntuación.: 10.