viernes, diciembre 30, 2005

HE GOT GAME: El mesías de la canasta

Una mala jugada.
(He got game, 1998)

D y G.: Spike Lee.
I.: Denzel Washington, Ray Allen, Mila Jovovich, Rosario Dawson, Ned Beatty, Hill Harper, Jim Brown, Lonette McKee, John Turturro.
Duración.: 136 minutos. Color.

Image Hosted by ImageShack.us
Spike Lee es un buen cineasta que aunque en la primera mitad de los noventa realizó un buen puñado de films intereantes, se pasó toda la segunda dirigiendo spots para Nike y realizando films menores, casi exclusivamente dirigidos a la sociedad afroamericana. Esto no es que difiera de la primera mitad, sino que eran historias muy localistas, o bien poco interesantes.

Uno de éstos films olvidados es He got game ( solo citaré una vez el absurdo título español) que narra la historia de una relación truncada por culpa de un deporte.: el baloncesto. Y a su vez epicentro de todo el eje argumental sobre el que gira el film. Jake Shuttlesworth es un convicto que tiene una semana para ganarse el perdón de su hijo Jesus, que se ha convertido a su joven edad en la promesa nacional más grande de baloncesto. El alcaide propone a Jake un pacto. Cómo el gobernador de Attica (prisión en la que se encuentra Jake) es fanático del baloncesto, si logra que su hijo ingrese en esa prisión su condena cederá notablemente. La misión de Jake, es escoltado por dos agentes de la condicional, y con una semana de tiempo lograr que Jesús ingrese.

Aparte de la consabida previsibildiad que conlleva esta historia de baloncesto, el film destaca por la media por el acertado retrato que hace del mundo de la NBA, la comunidad afroamericana, y todas las relaciones que se establecen sobre el personaje principal del joven Jesus. Casi todos los que se acercan a él, incluso su padre (sin duda un buen acierto del guión) es con un fin lucrativo, y me parece bastante inteligente el hecho de que también su propio padre Jake se quiera ganar un perdón en favor de un beneficio.

En la estética Spike Lee apuesta por esos spots de Nike que tan bien conoce. Imagénes difuminadas, efectistas. Sin duda esto llama la atención, pero uno se harta de la bestial publicidad subliminal (Es un decir) que contiene el film. Lo de Nike, ya no tiene nombre, supongo que tiene que ser la productora del film. Después esta la cadena de hoteles Marriott y demás. También parece en ocasiones un caro videoclip de rap. Sobretodo en la conversa de Lala y Jesus.

Aún así es una dirección eficaz, pero no sorprendente. Los actores estan correctos, aunque desentona un tanto Denzel Washington que no sabe a veces abordar el papel de bastardo, cuando le tenemos ya muy creíble en su papel de buen hombre. El actor se esfuerza, pero el cambio de registro no termina de ser creíble. Sin embargo casi lo consigue, pero en otros momentos cae en su faceta que mas conoce. Ray Allen y el resto de los acompañantes, estan correctos, sin ningun gran momento de lucirse interpretivamente.

Aunque solo sea con el inteligente canjeo mesiánico del nombre del protagonista y todas las bromas el film ya se vale la etiqueta de interesante. Después esta la relación paternofilial, y aunque la trama se desvela muy previsible, sin apenas misterio, ni emoción, hay en el final un pequeño giro sorpresa que la hace ganar.

El resultado es un film tan eficaz como se proponía, y que es un interesante retrato del mundo deportivo del baloncesto desde la perspecitva de esas jovenes promesas afroamericanas que surgen al año en estados unidos. Y también destaca por encima del film la excelente canción que le da título (el original) que interpretan unos inspirados Public Enemy, uno de sus mejors temas.

Puntuación.: 6,5.

1 comentario:

Iñaki Bilbao dijo...

Hola, Alvy y demás contertuli@s.
Mi opinión sobre la cinta es esta:

Producida por la filial de la Walt Disney, la Touchtone, nunca fue estrenada en nuestras pantallas, tal y como ha ocurrido con otras de Spike Lee en los últimos tiempos. Quizás fue por que no tuvo el éxito esperado en su país de origen. Y seguramente no lo hizo al tratarse de un drama ciertamente duro, con, incluso, escenas escabrosas para ser de la Walt Disney.
La historia, increíble en su desarrollo y resolución, puede tomarse por ejemplar, pero no así su desarrollo, sin un perfil psicológico suficientemente claro respecto algunos personajes. Además, y no sé si será (como yo creo) por mor de los productores y no del director, algunas escenas están cochambrosamente montadas, como la del diálogo entre Milla Jovovich y Denzel Washington, en que se cuentan pasajes de su vida. Resulta demasiado embarullada y mal narrada como para pensar que quien está detrás de la cámara sea el mismo de "Haz lo que debas" o "Jungle Fever". No, no me lo creo. Más bien pienso que como el resultado no satisfizo a los productores, cambiaron algunas escenas, masacrándolas.
Por lo demás, poco que decir, salvo que, a pesar de su larga duración (sobran pasajes) es entretenida, y que la interpretación de Rosario Dawson es interesante.