martes, diciembre 06, 2005

PUNCH-DRUNK LOVE : Embriagado de Anderson

Punch-Drunk Love. Embriagado de amor.
(Punch-Drunk Love, 2002).
G y D.: Paul Thomas Anderson.
I.: Adam Sandler, Emily Watson, Luis Guzman, Philip Seymour Hoffman.
Duración.: 92 minutos. Color.

Image Hosted by ImageShack.us
Paul Thomas Anderson es uno de los cineastas independientes mas interesantes surgidos de esta Nueva Ola estadounidense que proviene del ambiente mas "intelectual" (Alexander Payne, Charlie Kaufman, y compañía), y este fue uno de los primeros directores en despuntar.

Anderson fue quizás una especie de (digamos) anfitrión de esta venidera generación y en los 90 ya despuntó con trabajos tan interesantes, y tan logrados como Sidney, Boogie Nights o Magnolia, y en ésta película descarta el drama, para rodar una disparatada y decididamente "arty" comedia romántica.

El film narra la vida de Barry Egan, un frustrado vendedor de chucherias que con 7 hermanas vive tremendamente frustrado y sufre un trastorno violento debido a éstas. Sintiendose solo llama a un telefono erótico que resultan ser una compañía de estafadores, y además conoce a una amiga de una de sus hermanas con la que entabla una relación.

El film evoca en cierta medida al cine de Woody Allen en algunos de sus gags, pero, de una forma muy personal. En ocasiones Egan y sus 7 hermanas podrian formar parte del universo del neoyorquino por el estilo de humor, pero la historia en sí, destaca gracias a la estupenda dirección de Anderson que consigue narrar una inenarrable comedia surrealista, apoyandóse en dos excelentes actuaciones. La de un sorprendente Adam Sandler, que siguiendo los pasos de Jim Carrey, demuestra que es un actor y la de la siempre excelente Emily Watson, tan adorable como encantadora. Estos dos personajes se necesitan mutuamente, y el único reproche es que el personaje femenino quizás, resulta demasiado "embriagador", encantador y bondadoso.

Pero a pesar de eso, estos dos personajes resultan tan extravagantes como humanos, y el film consigue hacerse muy encantador debido a su condición e intención que es exagerar y exarcebar hasta los limites las clásicas y manidas love story de las comedias románticas para pastelosos sin parangón. Y lo hace de tal manera que no termina resultando una grotesca parodia, mas bien una sana reinvención de un género que se quedó en como hace muchos años. En Cannes Anderson ganó el premio al mejor director y no es de extrañar, el film tiene una excelente dirección que hace un uso extraordinario de la imagen y de la iluminación, creando imágenes tan bellamente raras (concordes con el tono del film) como el beso en Hawaii. El guión tampoco se queda atrás, y consigue dibujar sonrisas inteligentes, sin pretender parecer pedantes.

Image Hosted by ImageShack.us
Punch-Drunk Love es divertida y rara, y es un film muy recomendable para amantes de las comedias que se alejan de cualquier convencion hollywoodiense. Una reafirmación de que la carrera de PT Anderson no parece freno, y es que tras la cámara tenemos a una promesa que hace tiempo, ha dejado de serlo, para convertirse en un gran director.

Puntuación.: 8.