martes, diciembre 13, 2005

LA OCTAVA MARAVILLA DEL MUNDO

Image Hosted by ImageShack.us
Como bien asegura JP Bango empieza una cuenta atrás dominada por la nostagia y los recuerdos indelebles. Peter Jackson tiene un reto mayor que el de entretener a las masas en su multitudinario estreno de mañana. Y lo sabe. Mañana se estrena el segundo remake ( ya enésimo) de la clásica historia del cine de aventuras y efectos visuales renovadores, de todo un mito, de King Kong, a éstas alturas pocos no reconocen sus ya míticas escenas.

Pero este nuevo rey del espectáculo que es Peter Jackson, tiene en sus brazos la frágil memoria de unas interminables generaciones de cinéfilos. El hecho de que vuelva a rodar el film es significativo. Su propia condición, de reproducir de nuevo, aquellos sueños que le transportaban a mundos mágicos en su infancia y adolescencia, lo convierte en apariencia en un director simpático. Pero es que además, tras los infinitos beneficios recaudados por el anillo, la inversión parece rentable. Todos iremos la iremos a ver. Jackson pretende crear un espectáculo que se llene de popcorn, para que todos volvamos a alucinar en el cine.

El interés para mi de este remake, siempre fue nulo desde que tuve noticia. Era una historia que ya se como terminará, de un director que peca de grandilocuencia, y que tras el anillo se embarcaba en una historia que no da para mucho más. Y ya he leído que se trata de 180 minutos de película. Nuevamente exceso de minutaje, pero esta vez para contar una historia muchisimo más sencilla. ¿El resultado? No me atrevo a lanzar teorías. Peter Jackson me parece un director correcto aunque nunca ha despertado mi entusiasmo la verdad. Ya he leído en muchos lugares que se trata de un grandioso narrador, y demás. Reconozco la calidad de la trilogía del Anillo, pero aunque esta película pueda no despertarme entusiasmo inicial más allá del logradísimo pixelado digital, tampoco diré que el proyecto le va grande pero es una historia exagerademente asumida por miles de generaciones, una fábula casi, parodiada , homenajeada, para elaborar un libro de los guiños. Y es que el rey gorila es todo un icono cinéfilo (aparte de ser el símbolo del festival de Sitges). Este nuevo Kong es mas "real", realmente impactante. ¿Pero representará todo lo que representó siempre? ¿ O será un descafeinado gorila cuya grandeza física es inversamente proporcional a su trascendencia en el espectador de a pie?

Free Image Hosting at www.ImageShack.us
Solo sé que la iré a ver. ¿Por qué? Por lo que significó King Kong el original de quemado blanco y negro, y cada una de sus secuencias. Era un film de aventuras ideal. Y King Kong era un monstruo desatado, pero en el fondo era un poco de nostros mismos. Esa pasión desbocada e incomprendida, la "octava maravilla del Mundo " sufrió en sus pieles lo peor, y no lo digo por su final, sino por aquel instante en que es exhibido y en sus carnes sufre de la crueldad humana. Pero él se rebela contra todo eso. Quizás por eso su vida ya empezó a cerrar una frontera imparable. Y es que hay un instante glorioso en esa cinta. ¿Quien no ha soñado tener en sus manos ese amor que parecía imposible? ¿Quien no ha soñado estar en la torre más alta, aunque se llame Empire State, cegado por el amor, y sintiendóte dueño de tu vida y de tu destino? Muchos somos los que vemos en ese gorila demasiados destellos humanos, como destellos de balas recibió allí arriba. Y como cualquiera de nosotros, cae, con fuerza, al suelo, arrastrado por la fuerza de un destino inexorable.

5 comentarios:

Eki dijo...

Hey Alvy, yo la vi ayer y puedo decirte que casi lloro con el final. Es realmente emocionante, increíble, creo que ha sabido llevar la historia a donde realmente importaba, al alma del original, y combinarlo con escenas de acción que gustarán a todos realmente, a los que sean incapaces de ver más allá (cosa que tal como se desarrolla el final es muy dificil, pero no imposible) como a los que ya saben del gran drama que hay detrás de la historia. Ahora escribiéndolo, podríamos decir que King Kong es un drama de aventuras. Pasate por el blog para leer una review sin spoilers, y sobre todo, ten fe en Jackson, porque no creo que te defraude.

Alvy Singer dijo...

Eki, ya he leído tu crítica y francamente me ha sorprendido (antes de escribir el post, ya consulté mes fuentes mas habituales, entre ellas, la tuya....;)

Y no eres el único. Varios críticos apuntan por la línea que disparas tu.

A ver, me han creado, muy buenas sensaciones estas críticas, y solo espero "perdonar" los (previsibles) detalles "increíbles" que contienen este tipo de producciones y que ello no suponga un verdadero bache.

La verdad me voy fiando de lo que me leo. Y eso que con Jackson siempre fuí escéptico. Pero espero una narración buena, como todos han apuntado.

Un saludo!

J. P. Bango dijo...

Es francamente vibrante, ya te lo anticipo yo.

Pura emoción. Jackson hace justicia a un mito.

Henrique dijo...

yo mismo iba con poquisimas ilusiones, casi a la fuerza a ver una historia que me sabía de memoria.

y Jackson hace su mejor pelicula.

y lo peor es que ahoa no puedo hablar mal de él.

Iñaki Bilbao dijo...

Hola, Alvy.

Para mi gusto se trata de un súperespectacular filme de Peter Jackson, el actual mago del cine actual (sobre todo en su parte técnica).
Jackson toma como claro referente al primer "King Kong", el clásico imperecedero de Schoedsak y lo barniza con los adelantos técnicos del Siglo XXI. El resultado es extraordinario desde el punto de vista visual.
Un espectáculo sin igual del que apenas de puede contar nada pues hay que verlo para creerlo.
Las cuatro situaciones del filme, esto es: los prolegómenos donde conocemos a los personajes, el viaje en barco, la isla y King Kong en Nueva York, están perfectamente ensamblados, sin perder un ápice de agilidad e intensidad narrativa. El interés no decae en ningún momento pese a su larga duración y la sensación final es de completa satisfacción.
Hay humor, buenos diálogos (aunque esto sea lo menos importante de la película), vigor, acción sin medida y un clímax emocional final que pone los pelos de punta.
Jackson consigue mediante una genial dirección artística y una perfecta ambientación de la época donde transcurre la historia (muy meritorios los primeros cinco minutos donde se ve la grave situación de los numerosos sin techo y los espectáculos, ya ruinosos, que había en la época de la Gran Depresión) introducirnos en un mundo mágico y terrible, incluso horrendo.
Hay quien ha dicho que las numerosísimas escenas "de bichos" que hay en la isla anonadan al espectador, le saturan. Y puede ser cierto. La verdad es que viendo (y padeciendo pues muchas son terroríficas de verdad) esas escenas de bichos, te lo pasas como un niño, logrando transportarnos a los que tenemos cierta edad, a la niñez y adolescencia, cuando esas pelis las veíamos fascinados por la televisión (en aquella época la única que había pero viendo los programas actuales puede que la mejor también).
En cuanto a la comparación con la genuina versión de los años treinta, mejor es no hacerlo pues han pasado entre una y otra más de setenta años. La de Jackson, evidentemente, es mucho mejor técnicamente hablando, pero es preciso reconocer y valorar muchísimo que Schoedsak empleó para contar lo mismo apenas cien minutos y Jackon más de tres horas. Sin más comentarios.
En fin, que este "King Kong" solo tiene una pega en mi opinión, y no es achacable al filme, que ya me la sabía. Claro, con esta son tres versiones vistas.
¡Ah! Se me olvidaba. Naomi Watt, sencillamente espléndida. Su mirada de ternura y tristeza es de una belleza acongojante. Jackson le ha dado al papel "de la chica" más protagonismo que en las anteriores películas y lo cierto es que es el auténtico alma del filme. Enamora al más frío. Y la escena en que se reencuentra con King Kong en Nueva York preciosa de verdad, inolvidable.