sábado, mayo 26, 2007

SEASONFINALÉAME, AHORA ES FÁCIL

Image Hosted by ImageShack.us
Hace un par de días me sometí a un interesantísimo test de un estudio sobre el consumo de ficciones. El test incluía dos aciertos enormes: una falsa interactividad a través de momentos de Corre, Lola, Corre y diversos montajes (Duración,situaciones) de la cinta de Tom Tykwer. No debemos confundir experimentos con experiencias. O idiotizantes con idiotas.

Así de sencillo y molesto me muestro ante la Season Finale de Lost. Creo que por primera vez en la serie me he sentido parte absurda del entramado que llenaba Foster Wallace en las primeras ocho páginas del Señor Blandito. Yo lo reduzco, miren, a una cuestión de definiciones. Jugar implica igualdad, señores. Si hay genialidad tras la jugada será fácil que nos engañen, pero hacer trampas es que nos tomen por idiotas.

Tampoco voy a ser injusto: Lost s3 tiene como mínimo tres capítulos arrebatadoramente fascinantes e indiscutibles (8,20 y 13, en ese orden) capaces de acallar todas mis críticas de lo bien hechos que están. Pero tiene un cierre espantoso y melodramático. Melodramático: toda la tercera temporada llevaba siete capítulos reciclando bestsellers polvorientos(No sin mi hija ya es rescatable) de los setenta y ochenta.... de los rosas y con look muy naturalista.

El pretendido mcguffin (oh, resulta que veíamos un flash forward) ya me fue spoilereado en los continuos rumores. La vuelta de tuerca de los guionistas me recuerda una escena igual de terrible: la de Christopher Nolan perfilando el look de su nuevo....payaso con nombre de mito por excelencia. Reducir una trama que ha movido TODA una temporada a un vago tiroteo y apuntar ideas sobre la actitud de los naufragos pero sólo en la superfície.... Y por no hablarles ya de Walt o Charlie.

En el otro extremo del dramatismo está la season finale de Heroes: desde luego es capaz de convencernos de que la de Lost es buena. Pero es que con Heroes, señores Loeb & Kring, han hecho una desgracia imperdonable en formato de melodrama (otra vez, otra vez).

Y ahora en serio: Meet the Quagmires es el mejor episodio de Family Guy. Puestos a soltar grandes verdades en formato bloguero, hete ahí una díficil de rebatir. Me gusta muchísimo como sofistica hasta lo mimético sus gags reveren-referenciales. Y me gusta aún más su argumento: Seth McFarlane y sus chicos vuelven sobre Regreso al Futuro 1&2 de una forma gloriosa. Y curiosamente en su reedición del momento Earth Angel es parecida y épica al referente por motivos casi depalmianos: en su voluntad de cuestionar, parodiar, ironizar acerca de todo, Family Guy logra en su quinta temporada reeditar los aciertos de sus referentes bajo el manto irónico. Esta vez la parodia no desvirtua (que si lo hace no es malo, solo un hecho y un tono, quede claro) y se sofistica hasta grados de sutilidad no vistos hasta ahora. Pero la parodia no se diluye y es borrosa: sigue su rumbo coherente hasta tomarnos el pelo y cerrar con un brillante comentario sintomático acerca de la tan cacareada y cada vez con más fuerza falsa nostalgia que nos inunda.

5 comentarios:

Gas Snake dijo...

Meet the Quagmires... increíble y desternillante. El momento Superdetective en Hollywood y Chris, Meg y Stewie Quagmire no tienen precio.

Aún así, querido Alvy, mi episodio favorito es, sin duda, Untitled Griffin Family History. Genial.

Un gaseoso saludo.

Mycroft dijo...

No estoy de acuerdo en que Lost haya flojeado, aunque si en que ha utilizado trucos y ardides telenovelescos. Sin embargo, creo que los momentos de tensión e incluso el significado oculto del último flashback, son argumentos apabullantes.
Aunque comprendo las reticencias: No qyeremos una anatomia de grey en la isla.

Noel dijo...

Ey, pues a mí el último "Lost" me ha gustado más que a un tonto un lapicero... No quiero destrozar nada a quien no lo haya visto, así que solo diré que no es tan espectacular y climático como el de la segunda temporada, pero supone (como el de la primera) la apertura de una puerta que podría conducirnos a lugares nunca antes explorados por una serie de televisión. ¿O es que, a estas alturas, todavía quedaba alguien que pensara que la serie iba a acabar con el helicóptero llegando a la isla y rescatando a los buenos? ¿De verdad queríais eso?

En cuanto a los Quagmires, pues a mí también me ha parecido el mejor de la serie (y eso que los tres episodios inmediatamente anteriores hacían temer por pequeña pero evidente pérdida de calidad en los guiones). Es una gozada ver como la serie recrea momentos pop que ya están en el inconsciente colectivo de todos nosotros (en este caso, el Baile del Encantamiento Bajo el Mar) y cómo es capaz de jugar ya a la autorreferencialidad (el golpe al Pollo Malvado, la aparición final de Roger). Seth MacFarlane no es humano.

Anónimo dijo...

alguien me puede decir cual es la cancion qe aparece al final de este capitulo,qe canta brian??

Alvy Singer dijo...

Never gonna give you up.