martes, mayo 29, 2007

Una adenda disidente

Image Hosted by ImageShack.us
- Un post de spoilerazos -

Añado una respuesta al post anterior, ya que tanto Mycroft como Noel son maravillosos argumentadores (le hacen a uno suspirar neuronas en vez de hormonas, que no es que sea malo si ocurre, pero si desigual), si digo los más inteligentes de la blogoesfera no miento (solo discuto con quien admiro, sino ya ven ustedes): descuido a algunos. No es habitual encontrarse con ellos, maravillosos analistas, geniales críticos hasta el dolor de manos y menos en época de proliferación de foros y demás templos del aplauso sacro. Allí voy, me lanzo a las aguas pantanosas de la argumentación ante dos titanes a los que felicito de antemano: por hacerle pensar en tiempos de unanimidad, gracias.

supone (como el de la primera) la apertura de una puerta que podría conducirnos a lugares nunca antes explorados por una serie de televisión.

Esta afirmación es lógica. Y tiene razón, al menos en ese sentido que plantea. Es cierto que supone una puerta y que (condicional, sí) podría conducirnos a muchos lugares inesperados que provocarían (condicional, ven) que me comiera is palabras y eso es algo que haría (de nuevo, de nuevo) con mucho gusto. Así debe de ser. Así quiero yo que sea.

Pero yo a lo que voy es hasta dónde nos ha llevado ahora. Lo ocurrido y lo que queda de momento en una ficción, cierto, inconclusa pero que en cada temporada plantea una serie de enigmas y resuelve otros. Y no es muy lejos francamente ¿O es que la resolución del conflicto con los Otros no es harto rídicula y clicheica en una serie que parece haber perdido el tono ?

Variación 0: Sobre el tono en las series y la coherencia interna (Primera respuesta contraria personal a modo semiautomático)

JJ: ¿Qué pasa con Lost? Es una mezcla de varias influencias. ¿No les gustaría ver un guión de Woody Allen dirigido por el Brett Ratner de Money Talks? ¿No les gustaría ver toda la música del cine de David Lynch en una adaptación de Kafka llevada a cabo por Peter Jackson? Respondan, respondan de veras.

El tono debe de suponer un dogma - me contraargumenta mi conciencia - según tu ¿no? Pues tampoco: pero si asegura una cierta verosimilitud y coherencia interna en la ficción. Lo del tono lo digo por el capítulo de Greatest Hits, aunque estaba muy bien era una mezcla realmente curiosa entre un melodrama, flashbacks bien insertados (y eso en Lost puede parecer un oxímoron) y una resolución propia de Alias.

El flash forward en sí:
Que podría llevarnos es condicional segundo y futuro. Pero de momento sólo tengo (y fijese, es un hecho) un melodrama en el que Jack (trasunto pop de House y Leónidas) lleva una trama de suicidio hasta el rídiculo. Esperen variemos una escena de Lost a un esquena fílica:

Variación 1: 24 Grams or whatever happened if through the looking glass was a AGI movie

Jack es feliz. Flash forward: Jack se quiere suicidar. Su mujer se compadece. Esto no es una serie y si una película de Alejandro González Iñárritu.

Con la variación queda constante y claro lo rídiculo. En AGI ya estamos todos de acuerdo (más o menos) en lo impostado de sus estructuras. No hay valor ni ganas (quizá por el condicional, ya le digo, y me parece bien) de pensar en que no deja de ser una pirueta harto obvia de los guionistas que le toman a uno por bobo.

Variacion 2: Ocurre en algún lugar, en algún momento

-Hey Jack, ¿Qué haremos cuando no tengamos ningun flashback?
-Pues un... un....¡flash forward!

La valentía verdadera estaría en haber introducido ya otros flashforwards sin la táctica del mcguffin. Porqué crear episodios climáticos y que generen debates ¿no es una convención de la ficción? Que a mi me parece bien y más viniendo de Lost (que establece los patrones de lo que debemos de esperar de cada season finale) pero entonces... tampoco nos va a llevar tan lejos como creíamos.

Que el flash forward esté justificado o no, no viene mucho al caso pero si el cambio se produce tras el agotamiento de una fórmula que no daba para demasiados postmelodramones insertados (ojito a los capítulos de Kate o Sawyer: ¿cual es la diferencia, calité, respecto a cualquier tv film de Antena 3? Pues que aquí son naufragos)

Variación 4: Nació usted profeta (a modo de sana contraargumentación esquizoide y personalísima)

(En una conferencia, con Damon Lindelof)

Hacer Lost no es sencillo. Los hay que creen que esto es tomar dulces caipirinhas y mojitos en Hawai. Es díficil estructurar un concepto tan genial como el de mi amado compañero JJ. En este sentido Lost no es una serie reaganiana: a pesar de ello el do it yourself de muchos detractores es irritante.


Tienen razón cuando afirman que el significado del último flashback es apabullante.

Claro que lo es, pero (también) por el descaro de unos guionistas incapaces de arriesgarse realmente. ¿O es que no resulta más tramposo la complaciencia de un cambio de estrategia respecto a la desestructura inicial sin previo aviso? De eso y no de otra cosa me quejo. Claro que podemos argumentar que hasta antes del uso del flash forward no había gruñido por parte de los flashbacks: pero tampoco había un cambio conveniente mediante agotamiento y que revela unos guionistas más preocupados en la mecánica episódica habitual (algo que ya imposibilita que innoven de veras) que en la ficción en sí.

Ah si, y de la reapirición de Wal ante Locke. Pero bueno, aún puedo entenderlo: Everybody tries to look like Lynch, now.

10 comentarios:

Mycroft dijo...

En defensa del flash foward:
Es evidentemente un cambio de estrategia algo brusco, es evidentemente un truco sucio y artero, que busca al estilo Shayalaman hacer un abracadabra rápido y sorprendente ante la estupefacción del espectador, haciendo un juego de manos muy aparente, que bien podría estar vacío.
Pero no lo esta, porque, como dices, ha habido flashback de TV movie, pero se te escapa que la importancia de los mismos no están en su calidad, sino en su efectos: Redimensionan a los personajes y les añaden una complejidad tallada poco a poco, que enriquece las motivaciones de sus acciones en la isla (y me remito a Sawyer, Locke, y el Padre de Locke, aka Sawyer).
Del mismo modo, el flash foward, más allá de lo efectivo de su truco (y el trucaje es muy legítimo, y muy antiguo, muy de folletín y de cómic) nos muestra efectos (esta vez no motivaciones) de las acciones en la isla, de tal modo que estas pasan a cobrar otro significado.
Yo creo que eso solo refuerza y enriquece la trama en la isla, a pesar del artificio, la pirotecnia, y el "me quiere no me quiere".
El melodrama sentimental es menos disculpable: Sin duda busca esa identificación con una situación triangular, o cuadrangular, pero sin verdadera profundidad: Es más Spiderman que Stendhal.

Vigalounge dijo...

Estoy con Singer. Una arbitrariedad en vez de otra no es la manera más legal de conseguir un golpe de efecto. El climax emocional de la temporada ha sido endeble de cojones: La aparición de Locke y su pistola ha sido el momento más tonto de toda la serie.

Mycroft dijo...

Yo creo que esa aparición tendrá consecuencias y se enmarca en una interpretación del rol de Locke como Profeta en el sentido más biblíco del término. Tal vez se haya ido un poco lejos en esa dirección, pero es lo que hay.
Además de consumar el enfrentamiento con Jack. Hubiese preferido que Walt no apareciera, que se hubiese salvado de otro modo, pero el tiro a Naomi me parece de lo más adecuado.

Señor Toldo dijo...

Me parece que -quizás- le están -Alvy y Vigalounge- pidiendo demasiadas transgresiones a una serie de la ABC (lo cual también puede servir de razón ontológica para los ticks melodramáticos que acusan). Veremos qué pasa ahora que parece que ha entrado en franco declive de audiencia y ya no tiene por qué ser la niña mimada de nadie. Pero, para mí, ya es suficiente con todo lo que han hecho y propuesto.

Y considero que en este caso lo fácil es hablar de arbitrariedad. Ojo, lo fácil y muy posiblemente lo acertado. ¿Pero qué les parece la estructura de 6 temporadas marcadas las tres primeras por flash-backs y las tres útlimas por flash-forwards? ¿Toda una serie dedicada a la glorificación del in medias res? Otra posibilidad me saco de la chistera lindelofiana: de los personajes con pasados claramente agotados ahora toca flash-forwards (la rutina), pero ahí están Ben, Richard, Desmond, Penny, Libby, hasta Jacob, para dar el contrapunto.

A mí me ha parecido un final excelente. De no existir el de la temporada anterior, Historia de la TV, y de todas formas no me causa demasiado esfuerzo situarlos parejos en altura.

Además, dejando a un lado las argucias flash-forweras, con una estructura totalmente coherente con la del resto de la temporada. Quería desarrollar esto un poco en mi blog, pero como veo que -as usual- se me va a pasar el arroz, lo digo por aquí. Todo el esquema narrativo de esta temporada ya estaba contenido en el poster en su propio poster (http://en.wikipedia.org/wiki/Image:LostS3Promo.jpg), sobre todo si lo comparamos con los de las anteriores, que eran la Épica. Aquí es la realidad fragmentada en una decena de pedazos que es imposible reordenar como conjunto. Por eso las relaciones entre los protagonistas primigenios (los losties) están más diluidas, inasibles, inestables y cambiantes que nunca; la personalidad de, por ejemplo, Sawyer ha sido una montaña rusa en 22 episodios, los arcos narrativos iban y venían dejando historias en suspenso durante varios capítulos, etc. La finale ha sido una exposición bien clara de estas tendencias y demostración de que un montaje paralelo (no entraré en calificar su dificultad o no) bien hecho da unos resultados cojonudos (¿hay alguien en casa, PJ?).

Vuelvo anárquicamente otra vez patrás (me disculparán el jaleo, que estoy de exámenes), sobre lo engañoso o no del flash-forward, esa sensación de ser el brazo izquierdo del mago mientras con el derecho mete el conejo en la chistera... ¿no les parece genial que en un episodio en el que hemos oido nombrar la existencia de un templo en la isla, visto como determinado personaje se comporta como un trasunto de T-1000 o cómo la gran mayoría de los "protas buenos" han ejercido violencia sucia, fea y con manchas (ABC es de Disney) hacia los "malos" (o no comprobado que tanto) sin ningún pudor ni remordimiento (y no estoy hablando de flash-backs con "crudos pasados" de Kate o Sawyer, sino del momento actual de la isla contra gente que el espectador ya conoce), sobre lo que más nos importe hablar y teorizar es sobre el supuesto relleno del FF? A mí me emociona.

Y es que, qué coño, la aparición de Penny en el monitor ha sido lo más emocionante que he visto en el audiovisual en general en la hostia de tiempo (y cuento fuentes y demás tragedias). Reconozco que el trágico personaje de Desmond es de lo que más me interesa de todas las interminables dimensiones de esta serie.

amacaballo fat dijo...

está claro que el argumento interno está suejto a gran cantidad de entropía, aunque aún pueden hacerla máxima. a mi el flash foward me parece oportuno, utilizan estructuralmente los mismos parámetros que usan para el desarrollo de la ficción

Portnoy dijo...

Yo no le veo ninguna pega al final de la tercera temporada de Lost... no sé, pero tengo la impresión que Alvy está exigiendo algo así como consenso entre creadores y espectadores, lo cual es un tanto absurdo, siendo, como recuerda el Sr. Toldo, una serie de televisión. No discutiríamos sobre la conveniencia o no del flash forward , pero personalmente me ha parecido muy eficaz... otra cosa, Alvy es que ya supieses que era así desde el principio, pero sin conocer el truco, éste funciona a la perfección.
El único problema que le veo es la eliminación de personajes que podrían ser interesantes bien desarrollados: Ana Lucía (odiaré a muerte a quien decidió matarla) el Sr Eko, Noemi (muerta por la espalda con uno de los prodigiosos cuchillos de Locke desaparecidos desde la primera temporada)... lo del hobbit no lo veo problemático :-)
En fin, siempre me han parecido muy estimulantes (aunque finalmente los resultados sean decepcionantes) esta especie de obras que se improvisan sobre la marcha: No creo que exista un plan organizado de antemano sobre Lost, se crea sobre la marcha a partir de una líneas generales, pero en cierta manera improvisando.
Yo creo que todos los que hemos dejado comentarios aquí daríamos nuestro brazo (el izquierdo, por favor) por ser guionistas de Lost (aunque nos exigiesen un poco de melodrama)
Un saludo
(Coincido con lo decepcionante que ha sido el final de Heroes... penoso)

Noel dijo...

Está usted en Bizácoras, caballero. ¡Enhorabuena!

Ya hablaremos con más detenimiento, que ahora tengo la cabeza como para flashfowardear...

Enrique Ortiz dijo...

Alvy, conste que no lo leo porque no he visto nada de la 3ª temporada; me aparto en cuanto preveo que dirán algo que no debo leer. Un abrazo fuerte.

J. Alvargonzález dijo...

"Because I want it to crash, Kate" me parece, en cualquier caso, una de las frases más hermosas y definitivas de esta serie o de cualquier otra. Comprendo todos los reparos y reticencias a este tramposo as en la manga que se han sacado, es más, lo comparto todo, todaslas críticas.

Pero me ha gustado.

Qué le voy a hacer.

Víctor S. dijo...

Pues he aquí otro que ha quedado satisfecho con la resolución de la tercera temporada.

Creo que la posibilidad de que Lost derivara en una historia redonda y coherente y sin cabos sueltos ya fue quedando atrás durante la segunda temporada. Y ello me parece no sólo lícito, sino totalmente lógico. Una serie que se sostiene sobre una escalada de creación de expectativas no puede mantener una coherencia absoluta durante mucho tiempo.

Lost se ha ido decantando progresivamente hacia una estructura folletinesca, del todo vale y del más difícil todavía. Algo normal en un formato como el de una serie de televisión de larga duración y que puede verse como un work in progress continuo, con una relación creadores-espectadores basada en la retroalimentación.

Y una vez superada la lógica decepción de ver que no todo va a encajar, que se han entreabierto demasiadas puertas para dar salida a los enigmas propuestos y que algunas de esas puertas son contradictorias entre sí, una vez superada esa decepción, digo, creo que la serie se deja ver muy bien y mantiene razonablemente el nivel.

Dentro de esa dinámica de "todo vale con tal de sorprender al espectador y ya veremos luego como nos apañamos para cuadrarlo todo", el capítulo doble final del flash forward me pareció muy funcional. Es un truco sucio, sí. Pero consigue su objetivo. Y, tal vez más importante, abre una nueva vía de cara a las próximas temporadas para relanzar la mecánica de los flashbacks, que ya empezaba a dar síntomas de agotamiento.

Que conste que, en condiciones normales, me desagradan mucho estos trucos. Un giro final sorprendente tiene que haber estado presente durante el resto de la historia. Lo suficientemente oculto para que el espectador o lector no se haya dado cuenta y lo suficientemente claro como para que en cuanto sucede, el espectador se ilumine y vea que era obvio que a ser así. Eso requiere talento que no todo el mundo tiene. No es tan fácil hacer un sexto sentido, por decir un ejemplo claro. Es mucho más fácil hacer giros finales insensatos y/o incoherentes como en la ridícula El número 23 o en la fallida El club de la lucha.

El capítulo final de esta tercera temporada pertenece a la segunda categoría, a la de los finales con trampa. Pero creo que el tono folletinesco que ha ido tomando la serie (y el hecho justamente de que se trate de una serie en proceso de construcción y en la que hay que mantener al espectador expectante ante el próximo capítulo o temporada) es un buen atenuante que legitima en cierto modo la trampa.