miércoles, abril 25, 2007

Cabin Fallen

Image Hosted by ImageShack.us
El otro día decidí darle una oportunidad a Cabin Fever y la volví a ver con Nora, grácil compañera, convencido de que esta vez sí, sumido a las innegables virtudes de la ya (pen)última y magnífica cinta de Eli Roth, caería presa de las virtudes de su debut como director.

Pero no. Cabin Fever es una película entretenida, que se ve con cierto agrado y divertida. Esto hay que dejarlo claro: las hipérboles en formato catártico que determinados sectores han convenido en llamar críticas, ese odio visceral al cine de género que muchos han acordado llamar reseñas de expertos, no se aproximan en nada a los verdaderos problemas que presenta la obra de Roth. El problema está en una cuestión de pericia y es que, raras avis al margen, cuesta lo suyo tener un discurso sólido y forma parte de la naturaleza de cada artista pero a Roth le faltan por pulir demasiadas cosas en este debut como para que la película logre sus pretensiones.

Empecemos por sus hallazgos: es innegable que a pesar de su marco referencial (Raimi, el horror rural-survivor) Roth encuentra los modos que más le gustan para hacer cine subversivo y verdaderamente moral: adolescente deliberadamente idiotas, comportamientos y actitudes que tienen una unidad de forma/fondo para el discurso del autor. Esto es una virtud, Roth sabe cual es la manera justa de reírse de sus adolescentes, con una ironía que tampoco les aleja de su patetismo.

¿Los problemas? El tono. La película de Roth es un chiste raimiano sin deshilachar a pesar de esta serie de elementos que encuentran su paraíso en su siguiente película. La película navega en una fortísima indecisión narrativa que desvirtúa las pretensiones iniciales en un chiste final muy adecuado con la subtrama survival pero demasiado alargado como para interpretar del todo con esa delirante pesadilla teen que termina con un toque lynchiano demasiado confuso. Confuso, y lo digo de forma clara. El tono lynchiano no es confuso por naturaleza o porqué no esté rodado por lynch( hete aquí el ejemplo del gran colega de Roth: Richard Kelly y su mayúsculo debut) sino porqué el mismo director no sabe engranarlo con el resto de la acción y ni siquiera se esfuerza en crear una verdadera mixtura de géneros coherente con su pretensión posmoderna con la que luego practicaría más destreza.

La sensación final de (volver a) ver Cabin Fever es la de ver a un pintor lleno de apuntes intentando crear su Guernika a la manera de Pollock. No deja de ser algo de agradecer la loable intención de Roth por no caer en la prudencia que conlleva este tipo de propuestas primerizas pero tampoco debemos desdeñar que en su director pesa demasiado el adjetivo tópico por motivos puramente conceptuales y tonales. Por suerte esto no cayó en saco roto.: en su siguiente película cualquier reproche que se le podría hacer a ésta, es acallado con una mejora impresionante....

12 comentarios:

Mycroft dijo...

A mi me encanta: Se la juzga con extrema severidad.

No pretende ser lo que no es. Homenajea a la serie B, al terror, a las peliculas de adolescentes...

Yo creo que el referente seria el Larry Cohen de la época alocada y casposa. Con más apuntes: Mala baba, mal gusto, y referencias explícitas a Raimi.

El tono lynchiano lo veo secundario y puramente humorístico.

Henrique dijo...

El problema que yo le veo a Cabin Fever es muy simple: su público. El público de esta clase de peliculas se ha (nos hemos) vuelto excesivamente blandos, aceptando desde personajes arquetípicos que cometen los mismos errores una y otra vez hasta una realización pobre y carente de oficio en pos de una supuesta (auto)parodia que no queda del todo clara. Eso es muy evidente en la(s) pelicula(s) de Roth, en el sentido por el cual hace del alegato "casposo" una forma de defenderse ante posibles ataques, esgrimiendo su falta de pretensiones (y de talento, debo añadir) como aquello que el público exige.

Creo que lo que apunta mycroft sobre Larry Cohen es irrelevante, para Cohen, la superficial imagen de producto "casposo" es una excusa para la que exponer temas más allá del consumo masivo; para Roth es el único tema, la golferia per se.

¿El toque Lynchiano?. Pues lo esperable: más que como humorístico, yo lo definiría como hilarante. Cierto profesor universitario, docto en esto del cine, me dijo una vez: "las referencias son el refugio de los mediocres". Roth es el ejemplo de que haberse visto "Evil Dead" no te convierte en el director de "Darkman".

Aun así, la encuentro superior a Hostel... aunque no es demasiado complicado.

Mycroft dijo...

Yo creo que que a Roth le gustaría ser Carpenter pero no puede o no sabe. Le gustaría ser un provocador como Miike pero no se atreve. Le gustaría hacer de la sangre cine como Argento pero no le sale.

Y sin embargo le defiendo. It's only rock and roll but i like it.

Y la referencia a Cohen no es baladí. En algunas de sus películas Cohen apunta más maneras de las que parece y trata temas que incluso llegan a venirle grandes (God told me to).

Pero en otras es puro entretenimiento y gamberrismo: La serpiente voladora no es menos referencial que Cabin Fever: Godzilla, el cine de Harrihausen, monstruos radiactivos de los 50... Combinalo con cierta simpleza totalmente buscada, y el toque de jugar la baza de "cine de género".

No creo que Roth sea mediocre, pero tal vez si demasiado humilde. Quiere ser un obrero del género, pero debería aspirar a más. Y no creo que la referencialidad sea toda su baza. Al fin y al cabo la referencialidad esta en ojos del espectador que comparte refrerencias, y amigos mios que no conocen a Raimi más allá de Spiderman disfrutaron con esta peli.

Henrique dijo...

No veo esa humildad en el trabajo de Roth, solo veo que repite fórmulas sin aportar nada nuevo y con cierto tufillo a producto prefabricado. Un ejemplo sangrante (nunca mejor dicho) es su fake trailer para Grindhouse, el peor de todos, donde se limita a repetir el mismo chiste de novios a los que se les cae la cabeza. Roth considera "parodia" igual a "exceso", mientras que Zombie usa estética en pos de su chiste y Wright recurre al montaje y el sonido para dar una severa reprimenda a los trailers británicos que se pasaban en las grindhouse americanas, intentando ocultar el acento.
En general veo a Roth como alguien que con dos productos por debajo de la media ha sido aupado a los altares por la fuerza del nombre de sus (incomprensibles) padrinos. Pero eso viene siendo habitual: antes tardaban una docena de peliculas en considerar a un director un genio, ahora con su debut ya ocupa todos los comentarios. Roth tiene mucho que demostrar, por ejemplo, ser capaz de crear un mínimo de tensión, personajes tridimensionales, alguna escena de acción que merezca la pena, personalidad propia... algo que Raimi o Zombie ya hacían en sus primeras películas y luego solo han confirmado.

Mycroft dijo...

Padrinos han tenido mucha gente (y pienso en Corman y Coppola. Y si hubiera que juzgar a Coppola por Dementia 13, nada hacía presagiar su evolución...).

Creo que Roth no es para nada pretencioso, y si sabe crear tensión. Pero es un principiante y se nota.

Que tiene mucho que demostrar es un hecho, pero creo que los fake trailers no son el lugar para ello.
Al contrario, Roth ha sabido reirse de su propio estancamiento y de su propio estilo, sin perder de vista el género parodiado del Slasher.

Roth, me parece a mi, sabe muy bien que sus esfuerzos solo han dado frutos a medias, pero como Cohen, y como Corman, no tiene tanto pretensiones artísticas como pretensiones de hacer cine de género rentable. Y esa es la lástima, creo.

Henrique dijo...

Vamos, que no sólo es un mediocre si no que no aspira a más.

Eso lo explica todo.

Mycroft dijo...

Ey, pero incluso siendo mediocre es mejor que muchos teoricos "maestros del género".
A veces nos olvidamos que Tobe Hopper ha estado vendiendo humo veinte años hasta su timida recuperación.
O que el indio ese que se escapó de Bollywood para hacer terror no vale ni para plagiar a los clásicos.
Roth Tiene dos peliculas que no son malas y margen para crecer. No le pidamos que sea un genio desde el principio. Ni que nos maraville a la primera de cambio.
Yo de Roth pido entretenimiento. Y de momento tampoco esta lejos de darmelo.

Mycroft dijo...

Pero no lleguemos a las manos eh...
Todo cuestión de filias...
De cine de Terror sabe usted más.

Henrique dijo...

Jajajaja. Que locura de discusión, cierto lo de Hooper, y aunque el hindú tiene algo que rascar como guionista y creador de atmósferas, tampoco me va mucho.

oktomanota dijo...

muy buen relato , genial

Roberto A. O. dijo...

Si mal no recuerdo fue Lynch el que le produjo la película, ¿no?

Saludos

Jaime Lorite dijo...

No he visto "Cabin Fever", aunque tengo cierta curiosidad. De todas formas, yo soy de los que piensan, pese a quien pese, que "Hostel" es lamentable. De todas formas, pienso ver la segunda si mantiene el tono de la última media hora de la anterior.

Un saludo