jueves, mayo 22, 2008

Shake, Rattle and Roll

M y yo dimos el otro dia con la esencia de Indiana Jones: monos malvados. O al menos con la esencia del arca perdida. Recordaba Vigalounge en un viejo post (ya desaparecido) de lo genial del monete que además hace saludos fascistas. Bien, no podemos decir que Spielberg se haya traicionado: aquí son los años cincuenta y estos monos no dudan en echar un cable a Shia LaBeouf para redondear la parodia lúdica más asolutamente extraña de la serie y la primera entrega de Jones en atravesar la saga.

Como pieza evidentemente diseñada para los nostálgicos, Spielberg les ha dado un diagnóstico del todo desolador: estos peter panes han crecido y, horror, se han vuelto conservadores cuyo plano final es el del paseo nupcial o dicho de otro modo: la aventura ha terminado, esto es el superhéroe enfrentado a esa vida de retiro y reposo a la que hay que renunciar. O dicho de otro modo, esta entrega de Jones no tiene nada de esos años treinta rodados en los ochenta, se trata de un festival referencial en el que brilla cuando nuestro héroe está presionado por el FBI o pasea con rostro atónito ante un país lleno de temerosos. Hay por supuesto todo lo que hubo en esa década: brillantina, motos y hostias dictaminadas por el fervor de una música. En la persecución a través de la jungla su cineasta lee Scaramouche y todo el cine de Erroll Flynn en clave, otra vez cómica, como cuando las ardillas aplauden las hazañas del Doctor Jones, y para el recuerdo quedan la icónica Cate Blanchett y su magnífica interpretación, dando vida orgullosa a un malvada sin otra coartada que la del acento y la paranoia pop. David Koepp pierde el rumbo en todo el tramo final en el que se vuelven a aunar el padre perdido y una sensación de inevitable perplejidad al ver uno de los finales más catastróficos jamás rodados para una película con momentos evidentemente brillantes, sobretodo cuando recuperamos al Spielberg de sabor falsamente despreocupado de Catch me if you can, sin embargo no es esta monserga para melancolías y Spielberg ha optado por retractar, mediante parodia brillante y falta de vitalidad de forma descompensada, a todo un público que acudirá raudo a ver su película.

11 comentarios:

Alberto dijo...

De las montañas no se habla :-)

Ryu_gon dijo...

Cuando la vea, juzgaré como es debido. No obstante, de momento me quedo con un detalle relativo a las crítica positivas; la mayoría ensalzan más este regreso impregnado de nostalgia a los 80 que no el valor real del film.

Quizá hayan demasiados sentimientos en juego a la hora de valorar esta cuarta entrega...

Alvy Singer dijo...

Eso de que es como en los ochenta, es falso a todas luces. Con ese final eso es una traición a todo el espíritu de Indy. Hay guiños y referencias pero el resultado es distinto. Incluso las escenas más brillantes visualmente.... son muy distintas tanto conceptualmente como en su ejecución. Si hay una película (de Spielberg) a la que remita este Indy IV es a Atrapame si puedes, en sus mejores momentos.

Anónimo dijo...

Que más quisiera esta película que recordar a la magnífica "Atrapame", en mi opinión.

Es un desastre sin paliativos.Sin ninguna magia, intensidad, originalidad etc. En la primera media hora o así se sigue al menos con curiosidad, aunque sin brillar, y esperas que despegue la película en algun momento, pero desde que aparece Marion el derrumbe es total y acaba dando verguenza ajena en muchos momentos. Me duele mucho decirlo, porque para mi era la película que he esperado con más ilusión en mi vida pero es así.

Tine gracia que todas las dudas recayesen a priori sobre Ford, cuando es el único aquí que esta a la altura.

John Carvajal dijo...

Algo que no recuerdo bien de las otras tres partes: ¿era realmente Jones un agente secreto? ¿Era realmente un conservador así?

Manuel dijo...

No puedo estar menos de acuerdo contigo, excepto en una cosa: no creo que el director haya querido terminar con Indiana Jones, recuerda lo que ocurre con el sombrero...

imagenes y palabras dijo...

Pero...¿por qué dices que el final traiciona el espíritu de Indiana Jones? Por la puesta en escena? Por la mixtura entre fantasía y ciencia ficción, inexistente hasta ahora? por el contexto que rodea al personaje al final de la aventura? Por que parece un corta-pega desde un estrato cultural inedito en Indiana?.

La esencia no se pierde, a mi modo de ver. Aunque me preocupa la cantidad de reacciones violentas que desata el dichoso final. Ese es el gran debate ahora mismo.

Un saludo.

Alvy Singer dijo...

Casar al (super)héroe, someterle a una normalidad implacable alejado de la lógica de la aventura.... Concebido como Bond de los años 30... Con 3 chicas (Marion, Willie y Elsa) y singular éxito con cada una de ellas. ¿De verdad crees que casarlo, aunque sea con alguna de ellas, y convertirlo en padre de família preocupado por la formación universitaria de su hijo, tiene algo que ver con aquel aventurero que cabalgaba hacia el crepúsculo?

Para mi, desde luego no. Aunque tambien diré que tengo una idea francamente mia de los SH y de Indiana. Un saludo y gracias por comentar.

imagenes y palabras dijo...

Ah, claro, pero creo que ese es el fin de la cuarta aventura, la cual no tendría sentido sin esa conclusión.


Quiero decir que, considerando la saga como un ciclo que empieza y termina, perfilando las vicisitudes de un héroe, el matrimonio es el momento de colgar el sombrero y el látigo.

¿Qué sentido podía tener, para Harrison, Spielberg Y Lucas, hacer una cuarta película, si no era para situar al personaje en la normalidad?.

Tal vez es innecesario, pero ese es el ciclo de la vida de un héroe, no tan super para mi, simplemente un humano que necesita de esa normalidad, en el crepúsculo de su vida. Y así, de paso, se convierte en una proyección de las vidas de todos nosotros...que tarde o temprano - un suponer - caemos en la tentación de la monótona seguridad de la vida en familia. La aventura no tiene porque ser eterna, y si no es necesario ser testigos del final, la humanidad del personaje se vuelva más punzante...y dolorosa. Una saga comercial, y una iniciación para la vida...

Saludos.

Hombre Lobo dijo...

Aparte del rollo ciencia-ficción tan pésimamente llevado (me parecía que cada media hora Indy entraba en una película distinta) no deja de ser significativo el hecho de que justo antes de empezar hayamos visto el trailer de la tercera parte de "La momia": se sabe que Stephen Sommers ha hecho el mejor plagio de Indiana Jones hasta la fecha, mucho más fiel a su espíritu que esta. Yo me cuento entre los decepcionados, porque esto que hemos visto parece transcurrir no en una époco, sino en un mundo completamente distinto al de las tres películas anteriores. Y el final es imperdonable, por supuesto.

Hombre Lobo dijo...

Y además hay otro detalle que puede parecer una chorrada pero dice mucho de la (falta de) "autenticidad" de esta nueva entrega: es la única de las cuatro películas de Indy que ha sido rodada por completo dentro de los Estados Unidos. Sin más.