miércoles, marzo 26, 2008

Laboratorio Infernal: 11 años de celebración tonesina

Mami, me he tragado un libro de John Tones

Se cumple más de una década de uno de los debuts secretos más apreciados aquí y allá por toda la blogosfera: la publicación del, razonablemente, mejor libro de la Editorial Midons, Laboratorio Infernal, un libro que con el paso de las lecturas resultaría ser no sólo esa guía video gráfica impertinente y susceptible al uso de ingeniosos pareados y reflexiones al viento que eran pura epifanía, sino además la primera puerta de entrada a Lo Tonesino, material del que se cuece toda una obra llena de una coherencia desoladora y además cada vez más fecunda. Y es el primer documento, sí escrito, que tenemos live, de los Focomelos. Si existen más o menos motivos para no tenerlo (todavía) y para no seguir reteniéndolo…

Midons Calling

Editorial de Culto, hoy en realidad objeto de rastreo imprescindible en cualquier tienda de cómics de gustos lo suficientemente torcidos y generosa hemeroteca, la Editorial Midons estaba, juiciosamente, tomando en nómina a una generación Fanzine de cuyo trabajo Tones es uno de los mejores ejemplos, pero también el único que lo ha trascendido (porque, de hecho, el secreto de John Tones es que un día se trascendió para alumbrarse a sí mismo y el resultado es el Museo Pajero, antifreudiana educación sentimental en progreso), la Editorial Midons tiene joyas obligatorias: pensar en el primigenio libro de Paco Plaza, Asesinos de Cine, en el que habla de Scorsese como un santo bebedor de cine comercial para elabora esa maravilla que es El Cabo del Miedo, y también en los hallazgos punt(u)ales de Rumbo al Infinito de Pablo Herranz que colocaba en una misma órbita y en distintos satélites a Indepence Day, Godzilla y Akira como Santos Patrones de Otra Ciencia Ficción. Y en casi toda la reivindicación del Superhéroe como concepto primoroso de toda cinematografía constituida y cimentada sobre bases molonas en El libro gordo de los superhéroes de Sergi Sánchez, otro testigo de una época que se ha sobrevenido como uno de los críticos de cine más necesarios y lúcidos que están en activo.

Más allá de la Cúpula de Goremanía

Y todos ellos miraban con reverencia al Padre, Jesús Palacios, que acababa de publicar Goremania posiblemente la manifestación y llegada a la tierra de que estos jóvenes Fanzineros no estaban solos. Y fue en Goremanía 2 dónde Palacios llevó más allá su discurso, mezclando a fanzineros (ilustraciones de Sandra Uve) con consagrados (Fernando Savater). Pero, sin entrar en debates del Padre y sus legítimos Asesinatos, Laboratorio Infernal es el mejor de todos estos libros y, careciendo del papel fundacional del apostólico Goremanía, es uno de esos libros apócrifos que se revelan escogidos para perdurar: más allá de la profecía, esta siempre la escritura por descifrar. Y ningún libro de Midons, vamos a dejarlo tan claro, tiene tanta gracia…. TODO EL TIEMPO.

Bachman Begins

Y ahora muchos prefieren al Tones prefocobloguista de John Woo y el cine de acción oriental, otros al de su indiscutible (¡e invicta!) obra maestra llamada Cine de terror contemporáneo (el libro que más lento ha envejecido y el mejor ensayo sobre el horror cinematográfico), mientras que los recién llegados alucinan con su nueva labor dirigiendo la Revista Xtreme y repartiendo amor aquí y allá, y demostrando que Lo Tonesino nunca fue un tema estrictamente cinematográfico (aunque sí exigentemente neocinéfilo, cinéfago, o como prefieran llamarlo, sabio nunca falla) sino un discurso que para entender en su justa medida, sigue buscando la sonora carcajada cómplice cuando asegura que El día de los muertos está bien, pero sólo si no se conoce la obra de Richard Bachman o el mismo centro de la obra: una enciclopedia de los genios ficticios más entrañables de toda la filmografía del horror. Y esos son los mad doctors, a menudo vanguardistas y sujetos que, como sus creadores, revisores e interpretadores, tienen una tendencia a la autobiografía exagerada e hiperbólica, contada siempre de una forma secreta. Y díganme si esa idea no es acaso tremendamente borgeana, todo lo borgeano que se permite ser Tones. Y más allá de eso nosotros lo tenemos claro: hay que aprovechar la oportunidad única para releerlo. Y para, que diantres, declararse tonesino. Abiertamente.

6 comentarios:

Tones dijo...

Esto es bonito, BONITO. Lógicamente es uno de los libros míos que menos me gustan solo porque se escribió hace tantos años, y madre mía, son demasiados. Pero está bien recordarlo. Está bien que se acuerden de uno. Snif.

Sergi Bellver dijo...

Off the record:

Insigne Monstruo-Alvy-Cloverfield, no encuentro su dirección de correo-e. Recibí un comentario suyo conminándome a que le escribiera, pero no puedo.

Usted dirá, ¿qué se le ofrece?

El mío, el de siempre:

alasdealbatros@yahoo.es

Abrazo.

pd: coñas y emilios aparte, me ha gustado tu homenaje a Azcona de ayer. Enorme señor bajito.

Sergi Bellver dijo...

Disculpa, Alvy, soy un anormal. Me quedé con "escríbeme un correo" y seguí de largo con el resto de comentarios sin reparar en la dirección (y yo buscándola cual vacaburro en mi agenda).

Subsanado en 3... 2... 1...

Toby Dammit dijo...

Qué bien que se le haga justicia a Laboratorio... como una de las video-guías más conseguidas y redondas de la Midons. Creí que iba a ser yo el único que lo hiciera, y comentándolo de pasada. Como toda video-guía, tiene sus puntos flojos y fuertes (recuérdeme, Tones, que le dé de hostias por cómo habla del segundo Chud poniendo mal al primero. Me lo va a tener que explicar). La idea de meter artículos fue estupenda, mataba varios pájaros de un tiro y son cojonudos, pero mi video-guía favorita de la Midons siempre será Planeta Zombi. Jordi Sánchez, Guillot y los del difunto Gorgon video también hicieron cosas muy chulas en esa editorial.

Vida Puta y Sin Midons dijo...

Joder, ahí me has dado en el punto débil y cuasi G. Menudos títulos se gastaron los midonianos. Laboratorio Infernal, qué duda cabe. Pero también las barrabasadas del Lardín y el Migoya y los de La Gorgon, y por supuesto el Palacios. Russ Meyer, pornetes varios, tías en bolas y Traci Lords... Tiempos y libros a los que volver.

Saludos.

Alvy Singer dijo...

Si, la doble mención al Planeta Zombie: está muy bien pero esa parroquia es generacional. Palacios con su Goremanía, ya lo dejo claro, abrió una brecha que ya había empezado con el liderazgo del entonces prodigio (y ahora prodigioso) Jordi Costa en la Fantastic Magazine en su etapa dorada que todos guardamos sellada y en la que se "ajuntaron" algunos pintas, como Sergi Sánchez, Palacios himself y otros escribiendo sobre cosas que hoy saldrían en la Cahiers (dicho sea como piropo para la Cahiers).