sábado, julio 09, 2005

AREA 51: " ENCUENTROS EN LA TERCERA FASE " para gente que mira el cielo....

Encuentros en la tercera fase.
(Encounters on the third kind, 1977)
D.: Steven Spielberg.
G.: Paul Schrader, John Milius, John Sayles y Steven Spielberg.
I.: Richard Dreyfus, Teri Garr, François Truffaut.
Duración.: 138 minutos.
En 1977 Spielberg afrontó uno de sus proyectos mas personales, con un guión mil veces reescrito. Al final él mismo lo firmó.

El resultado es una de las cintas mas influyentes "a posteriori" que ha marcado un antes en la planificación de la acción en cualquier cinta de CF al uso.
Image Hosted by ImageShack.us

Localizaciones exóticas, estilo con cierto sabor "pulp" de los años 50 teñido de inmensa espectacularidad, acción móvil, etc.....
Toda la parafarnelia científico-alienígena aquí utilizada ha tenido una gran influencia en series tales como Expediente X.

Al margen de su narrativa, Spielberg deja claras sus constantes, y la importancia de la familia (otra vez) de forma machachona ya aparece aquí. Tambien supone la confirmación de como Spielberg consigue crear imagenes que te atrapan. Es quizás esta una de las peliculas que mejor se conservan.

Tampoco se escapan las connotaciones judeo-cristianas propias de Spielberg. Para ello debo resumir en breves líneas la historia:
Roy Neary tras tener la aparición de un OVNI pierde a su familia, para ir a parar al monte del diablo donde hay el contacto definitivo con los alienigenas. Paralelalemnte se sigue la investigación comandada por el francés Claude Lacombe.

Roy Neary, se convierte en un mesias terrenal con sus visiones, y esto se resalta en el espectacular final, donde los alienigenas (metafora de angeles) se lo llevan.

El mensaje positivista de Encuentros era bastante innovador y daba una visión complatemente amigable del alienigena. Con E.T. que contiene algunos aciertos presentes en esta, y sus producciones de los 80 Spielberg confirmó al alienigena como el mejor amigo del hombre: Cocoon, Nuestros maravillosos aliados, y demás lo confirman.

Image Hosted by ImageShack.us
A destacar el juego de luces, es estupendo que nos continua deslumbrando y sobretodo la obsesión con el Monte del Diablo de su protagonista. El encuentro final con estos simpáticos alienigenas tambien es sorprendente y maravilloso. Hay en Spielberg una capacidad inusual para crar un espectáculo increíble. Él ha fundado una escuela de una serie de "energúmenos" que en vano pretenden lo que él logró:
- El último George Lucas parece un Spielberg descafeinado y light. Es curioso como un cineasta con tanto pulso se estanque gracias a los dos primeros nefastos capítulos de la neo-trilogía. Este defecto ya viene de serie, en El retorno del jedi sentó las bases de un disparate.
-Stephen Sommers parecía simpático en los tiempos de Deep Rising y The Mummy. La secuela de la momia y el Van Helsing lo han confirmado.
-Roland Emmerich se cree que puede ser Spielberg emulando estructuras. Tambien cree que puede ser el Lucas de antaño. (Lo cree, lo cree)

En buena parte éstos sucesores y partes del cine de Michael Bay, creen que pueden emular el sentido de la dirección que tiene Spielberg. No basta con reunir efectos visuales, se necesita la fuerza o el talento que imprime éste a sus productos. Lo que le ocurre a Sommers es que ni es Dante ni es Spielberg y sus juegos para crear espectáculo son nulos en la secuela de las aventuras de ese trasunto de Indiana Jones, y sus juegos autorreferenciales dan bastante grima y pena en el estropicio último del cazavampiros.

Emmerich se nota que es un fan de Spielberg, y es facil avistar influencias de Encuentros... en su Independence Day. Pues bien Encuentros destaca por ser un relato mesiánico que juega hábilmente con la tradición judeocristiana (lo haría Spielberg en sus siguientes films con idéntica habilidad). También un retrato social acorde con la época, ya que a diferencia de visiones anteriores, los alienígenas vienen en son de paz y no traen malas intenciones síntoma de una Guerra Fría que se terminaba y de un "mensaje de reacogida" a los que vienen.

El sense of wonder Spielbergiano queda aquí confirmado y resulta brillante. El mejor Spielberg y tambien sus defectos quedan anunciados. Quiza algo inferior a la estupenda Tiburón , esta pelicula supone un cambio. Estamos ante una cúspide del género que a estas alturas no puede parecer tan original de lo imitada/homenajeada/ asumida que ha estado que no sabemos valorarla en su justa medida.

Muy recomendable, sobretodo para gente que le encante mirar el cielo..... ( como dijo el propio Spielberg).

Puntuación: 9.