domingo, marzo 12, 2006

WISE UP


Afirma el sabio Refo desde su abismo que la nieve que rega L.A. al final de Crash es una vulgar evocación de la preciosa lluvia que hay en Magnolia. Y no se equivoca. Claro que hay distinguir entre la ganadora del Oscar a la mejor película del 2005, y la perdedora en la categoría de 1999. Pues Crash es un buen film de mensaje en la línea empirista de David Hume aunque siguiendo la ruta estructural que abrieron Robert Altman y P.T. Anderson con una primera hora notable, y un final concesivo; y Magnolia es una obra maestra del cine reciente, del ya citado Paul Thomas Anderson, que se revela un astuto heredero de Altman (ya lo demostró en Boogie Nights) para crear una preciosa fábula coral sobre la soledad en nuestros tiempos posmodernos. Imprescindible. Aquí les he dejado la maravillosa (hay tantas) secuencia en la que todos los personajes al unísono, cantan el Wise Up que en principio entona Aimee Mann. Y todo esto viene a cuento de que ayer, adquirí Magnolia en DVD y me pude reencontrar con ella. Y no tardaré demasiado en volver a disfrutarla. Los que (aún) no la vieron ¿a que esperan? Y los que la vieron ¿Cuánto más aguantarán sin revisarla?

Aimee Mann (and actors) - Wise Up.

2 comentarios:

bannister dijo...

"Magnolia" es la puñetera poya...poco más que decir...

Mentenferma dijo...

Enorme película ("Magnolia"). Una de las principales razones por las que rechazo la decisión de esa estatuilla es que una verdadera obra maestra merecedora de ese calificativo pasara sin pena ni gloria.

El tema tremendo, por no hablar de "Save Me". Podría escuchar únicamente ese tema en un día.

Un abrazo.